Toshiba enfrenta una complicada encrucijada

Preparativos para dar a conocer el tamaño de la minusvalía de su operación nuclear dentro de EU.
Complejo de la empresa en Kawasaki, Japón.
Complejo de la empresa en Kawasaki, Japón. (Issei Kato/Reuters)

Tokio

Toshiba enfrenta una difícil encrucijada, ya que el conglomerado industrial japonés se prepara para dar a conocer el tamaño de la reducción de valor de varios miles de millones de dólares de su operación nuclear estadunidense en problemas.

El martes pondrá una cifra precisa sobre la depreciación del fondo comercial relacionado con la compra de Westinghouse por 229 millones de dólares el año pasado al constructor Stone & Webster, de Chicago Bride & Iron. Los inversionistas esperaban desde Navidad tener la claridad prometida, que superará por mucho los 87 mdd de cargo al fondo de comercio que se proyectó originalmente.

Las amortizaciones se reducen a retrasos aún sin resolver y conflictos legales sobre dos proyectos en EU.

Los bancos de Toshiba necesitarán que la empresa fije el tamaño exacto de la depreciación, la cual los analistas advierten pueden ser hasta de 7 mil mdd, para evaluar si pueden continuar ofreciendo sus préstamos.

Pero los analistas advierten que, sin un final próximo, los expertos nucleares dicen que será prácticamente imposible para Toshiba llegar a una estimación precisa de los futuros costos a los que se expone la empresa. Eso puede llevar al grupo, que ya tiene escasez de efectivo, a problemas financieros aún más profundos.

Toshiba informó que dará a conocer la depreciación el martes con base en las mejores estimaciones disponibles de los costos para sus operaciones nucleares en EU, pero reconoció que la proyección de costos puede ajustarse.

Una compañía ya se negó a descartar el riesgo de que un cargo de deterioro puede eliminar su capital propio, que permaneció en 363 mil millones de yenes (3 mil 200 mdd) a finales de septiembre. Desde el anuncio a finales de diciembre, los precios de las acciones de Toshiba se redujeron a la mitad.

Mycle Schneider, experto nuclear en París, dijo que los excesos de costo fueron un reto para toda la industria y que no solo fue el resultado del endurecimiento de las regulaciones mundiales de seguridad desde la catástrofe de la planta nuclear Daiichi Fukushima, en el noreste de Japón, en marzo de 2011.

“En un país como EU ya pasaron décadas desde que se construyeron los reactores nucleares, así que ya no hay equipos operativos capacitados y competentes, ni gerentes experimentados”, dijo Schneider. En el caso de Toshiba, agregó, la compañía tal vez carece también de la capacidad para evaluar el entorno industrial y regulatorio en un país extranjero.

La compañía ya busca un comprador para una participación minoritaria en su operación rentable de chips de memorias para evitar entrar en capital negativo al momento en que termine el año financiero el 31 de marzo.

La gran depreciación será la segunda que se relaciona con la participación de Toshiba en las operaciones nucleares en EU, después de que registró un cargo de deterioro del fondo comercial de 2 mil 300 mdd el año pasado.