Los condominios en Torre Miramar son “accesibles”

De acuerdo con inmobiliarias establecidas en la Zona Dorada de  Mazatlán, un condominio en la Torre Miramar cuesta, máximo 2.5 millones de pesos.
El costo promedio de los condominios en Torre Miramar es de 2.5 millones de pesos.
El costo promedio de los condominios en Torre Miramar es de 2.5 millones de pesos. (Especial )

Ciudad de México

El costo aproximado de los condominos ubicados al interior de la Torre Miramar, donde se alojaba ‘El Chapo' Guzmán,  es de entre 2.0 y 2.5 millones de pesos, de acuerdo con estimaciones proporcionadas por agentes inmobiliarios  establecidos en la Zona Dorada de Mazatlán.

A decir de los ejecutivos de las inmobiliarias cercanas a la Torre Miramar, que pidieron mantener en el anonimato su identidad, detallaron que este inmueble tiene entre seis y ocho años de haberse construido, no es una zona residencial, ni lujosa. Los condominios aunque  tienen vista al mar “no son tan caros, son de relativo fácil acceso para la gente de clase media”, aseguraron.

Los agentes inmobiliarios consultados comentaron a MILENIO que desde hace tres años, no ha variado el valor de estos inmuebles debido a que bajó la venta. Lo que se ha mantenido, detallaron, es la demanda por la renta sobre todo en temporada de vacaciones, o durante el carnaval que se realiza los últimos días de febrero.

Según las inmobiliarias, la renta mensual promedio de los condominios ubicados en la Torre Miramar ronda los 10 mil 13 mil pesos mensuales.  Asimismo comentaron que generalmente realizan una investigación exhaustiva de los clientes  “para saber con quién están haciendo el negocio”.  

A la pregunta de si la detención del fin de semana de ‘el chapo Guzmán’ afectaría el negocio de la renta, compra o arrendamiento de inmuebles en la Zona Dorada, aseguraron que no ya que esta es la primera vez que ocurre un acontecimiento de esta naturaleza.  

Aseguraron hasta ahora no han observado situaciones fuera de la común, y que la detención del narcotraficante el fin de semana no ha alterado las actividades diarias de la gente que vive o trabaja cerca de la zona.

”Sí hemos visto algunos soldados, pero no han causado situaciones que incomoden o intimiden. Lo que sí hemos escuchado son opiniones divididas, a favor y en contra porque muchas veces esa gente ayuda más que las autoridades”, dijo una de las trabajadoras consultadas.