Tomará tres años reemplazar al satélite "Centenario": SCT

A pesar del incidente, los servicios estarán garantizados con la puesta en órbita del "Morelos III" desde Cabo Cañaveral, informa Gerardo Ruiz Esparza.
Parte de los fragmentos del cohete se desintegraron y los otros cayeron en Siberia.
Parte de los fragmentos del cohete se desintegraron y los otros cayeron en Siberia. (AFP)

Hermosillo y Moscú

El gobierno mexicano no perderá ni un peso por el malogrado satélite Centenario y los servicios estarán garantizados con la puesta en órbita del Morelos III en los próximos meses, aseguró el titular de la Secretaría de Comunicaciones y Transportes (SCT), Gerardo Ruiz Esparza; sin embargo, señaló que recuperar la réplica del vehículo tardará aproximadamente tres años.

En conferencia de prensa, el funcionario federal indicó que, gracias al seguro contratado del ciento por ciento del costo del equipo y del lanzamiento, que en conjunto suman 390 millones de dólares, México recuperará la inversión.

Asimismo, explicó que el servicio que proveería el Centenario está garantizado, debido a que en octubre se pondrá en órbita el satélite Morelos III, que será lanzado en Cabo Cañaveral, EU.

Ruiz Esparza señaló que una comisión rusa realizará un peritaje, el cual se calcula se  llevará dos meses, sobre el problema del lanzamiento, para que puedan utilizar el seguro.

En ese sentido, señaló que una vez que se termine la investigación del incidente, le tomará a la empresa Boeing alrededor de 36 a 38 meses para la construcción de un nuevo satélite.

El funcionario señaló que para efectuar estos proyectos no hay garantía plena, ya que es una industria de alto riesgo, y si México quiere tener esta tecnología debe sortear esos escollos para contar con dichos servicios.

El lanzamiento se realizó desde el cosmódromo ruso de Baikonur, en Kazajistán.

Los fragmentos del cohete, que contenía varias toneladas de combustible tóxico, cayeron en la región de Chita, en Siberia, aunque la mayor parte se desintegró en la atmósfera, informaron fuentes de la agencia espacial rusa Roscosmos.

“El tercer piso del Protón-M cayó desde una altura de unos 160 kilómetros, esto bastó para que todos los fragmentos se quemaran en la atmósfera”, confirmó la agencia de noticias TASS.

Las fallas

Por su parte, el vicepresidente de International Launch Services (ILS), James Krame, explicó que al encenderse la tercera etapa hubo una anomalía que generó el colapso de la misión y provocó la caída del cohete Protón-M a tierra en el extremo oriente de Siberia.

Según el directivo, realizarán un proceso de investigación del accidente bajo una metodología muy estricta, para saber la causa de la caída del vehículo espacial y detendrán todos los lanzamientos futuros del cohete Protón-M para asegurar el éxito de las siguientes misiones.

Mientras tanto Mark Spiwak,  directivo de Boeing, empresa constructora del satélite, manifestó que pondrán todos los recursos para apoyar a ILS en la investigación y a México en los próximos lanzamientos.

Sistema MexSat

México inició en 2012 un programa de renovación de satélites denominado Sistema MexSat. En diciembre de ese año lanzó desde la Guayana Francesa el satélite Bicentenario, cuyo objetivo era ampliar la cobertura de banda ancha para internet de alta velocidad y telefonía satelital, suministrando el servicio a instituciones clave como las secretarías de Defensa Nacional y Marina, el Centro de Investigación y Seguridad Nacional y la fiscalía general.

El satélite mexicano tenía una vida útil prevista de 15 años, una antena de 26 metros de diámetro y debía estar en pleno funcionamiento unos 10 meses después de ser lanzado.

Además, el Centenario operaría en la banda de frecuencias denominada Banda L, especializada en servicios móviles de voz, datos y video para personas, vehículos terrestres, aeronaves y buques, aun en climas adversos.

Caías del  “Progress”

Éste es el segundo fallo en el programa espacial ruso en las últimas 24 horas, después de que el carguero espacial Progress fuera incapaz de corregir la órbita de la Estación Espacial Internacional.

La Progress M26-M, que se encuentra acoplada a la plataforma orbital, no pudo activar sus motores por motivos desconocidos, aunque la tripulación de la estación no se ha visto afectada por ello.

Además, el pasado 28 de abril otro fallo provocó la destrucción de otra nave de carga Progress, en su segundo accidente en 35 años, que llevaba alimentos y oxígeno para los inquilinos de la plataforma orbital.

Por ese motivo, Roscosmos se vio obligado a aplazar durante dos meses el envío de la próxima nave tripulada Soyuz, el único eslabón para los astronautas entre la Tierra y la Estación Espacial Internacional.