Tiembla Nissan por falla en exhibición de su auto sin conductor

Esto demuestra que los sistemas autónomos aún están muy lejos de ser perfectos, aseguran.
La automotriz considera incluir la tecnología en una de sus SUV.
La automotriz considera incluir la tecnología en una de sus SUV. (Shutterstock)

Barcelona y Tokio

En un glorioso día soleado de la semana pasada en Yokohama, cerca de Tokio, Nissan se preparó para mostrar lo último de su tecnología autónoma en el coche eléctrico Leaf. Pero solo unos minutos después de que empezó la demostración, el vehículo se detuvo repentinamente. “Una vez más comprobamos las dificultades que se presentan en un sistema sin tripulación”, dijo el vicepresidente de Nissan, Kazuhiro Doi, cuando los ingenieros admitieron en tono de disculpa que probablemente las señales de un teléfono móvil afectaron al dispositivo. El incidente demostró una vez más que los sistemas sin conductor aún están lejos de ser perfectos, una lección particularmente importante para Nissan cuando se prepara para desplegar por primera vez el próximo año sistemas parcialmente autónomos en las carreteras europeas.

La compañía ya vende los sistemas ProPilot que le permiten al coche controlar la aceleración, los frenos y la dirección en el tráfico de un solo carril, en la minivan Serena en Japón. Pero le espera una audiencia y una prueba mucho más grande cuando comience a incluir la tecnología en la próxima versión de la SUV Qashqai en el mercado europeo e internacional el próximo año.

Es la primera vez que este nivel de automatización, que actualmente solo se presenta en marcas de gama alta como Mercedes y Tesla, estará disponible para los vehículos de mercado masivo.

Hasta el momento, en Japón, 70 por ciento de los compradores del Nissan Serena optó por pagar más de mil dólares adicionales por las características autónomas agregadas. Pero los ejemplos de accidentes en los que participan otras marcas de coches con tecnología comparable, sobre todo Tesla, significa que aún quedan cuestiones sobre seguridad de un sistema que se puede conducir a sí mismo una parte del tiempo. Ese tipo de preocupación limitará el mercado potencial de Nissan y de los grupos rivales que buscan una tecnología de autoconducción parcial.

De hecho, GM ya retrasó el lanzamiento de su sistema similar Super Cruise hasta que esté garantizado que es totalmente seguro. Mike Ramsey, analista de Gartner, dice que hay “preocupaciones válidas” sobre la tecnología semiautónoma, y que las probabilidades de accidentes en los que participan vehículos autónomos puede subir una vez más cuando estén en las calles. Sin embargo, algunos expertos automotrices argumentan que los coches semiautónomos son una innovación importante por derecho propio.