Más rutas aéreas en México

Las reglas en los cielos buscan cambiarse: más interconexión aérea significa más turismo y comercio entre México y EU.
El nuevo convenio aéreo permitiría, entre otras cosas, el ingreso ilimitado de aerolíneas desde EU a México. Hoy solo pueden volar tres por cada ruta.
El nuevo convenio aéreo permitiría, entre otras cosas, el ingreso ilimitado de aerolíneas desde EU a México. Hoy solo pueden volar tres por cada ruta.

Ciudad de México

Más viajeros, vuelos y hasta nuevas rutas aéreas. Esto es lo que se viene con la creación del nuevo conve­nio aéreo con Estados Unidos. Los cielos se abren y, para México, se viene una mayor conectividad que traerá beneficios a la industria turística.

La Secretaría de Turismo (Sectur) afirma que el número de vuelos se incrementará y, según dice, es una tendencia natural el hecho de que cada vez puedan volar más líneas aéreas al país y que más aerolíneas nacionales vayan al exterior. El nuevo convenio bilateral en aviación que se firmó entre México y EU tendrá como principal cambio el ingreso ilimitado de aerolíneas estadounidenses que actualmente solo pueden volar máximo tres por cada ruta.

Otra de las modificaciones será que una compañía de EU podrá volar a un destino de México, volver a tomar pasaje y seguir a una tercera ciudad en Sudamérica o Europa; esta interconexión es llamada técnicamente “quinta libertad”.

La Sectur indica que siempre ha tenido la posición de que una mayor conectividad aérea será mejor para el país, ya que generará más facilidades para la atracción de turistas norteamericanos, el principal mercado en el mundo.

Por su parte, la Secretaría de Comunicacio­nes y Transportes (SCT) afirma que uno de los beneficios para el turismo será que los usuarios tendrán un mayor número de opciones para elegir su vuelo, así como la adopción de las mejores prácticas internacionales. “Las modificaciones harán más eficiente el intercambio comercial, turístico, cultural y de carga, al eliminar barreras que limitaban la conectividad e impedían el flujo dinámico entre personas y mercancías que exige la relación entre ambos países”, añade la dependencia.

Fernando Flores, director general de Aeromar, asegura que con la apertura de cielos que plantea el gobierno federal se tendrá una baja de tarifas en el mediano plazo. El directivo indicó que de esta manera habrá una mayor competencia entre aerolíneas mexicanas y extranjeras que hará que cada una busque ofrecer los mejores precios. Si México ya tiene apertura a través de un Tratado de Libre Comercio, no hay porque estar cerrados en materia aeronáutica, “no podemos quedarnos como estamos actualmente”, añade.

Flores agrega que la estrategia del gobierno federal traerá una mayor conectividad aérea al país y, en consecuencia, una generación de empleos más acelerada.

Otro de los actores que han señalado los efectos positivos del nuevo convenio aéreo es la Comisión de Turismo de la Conferencia Nacional de Gobernadores (Conago) que afirma que el actual esquema, en el que solo se permite un número limitado de aerolíneas, no es conveniente.

La Conago ejemplificó el problema de limitar el acceso de empresas extranjeras con la ruta Chicago-Cancún, pues solo se permite volar a tres aerolíneas, pero existe el interés de una cuarta, Spirit, que se encuentra impedida por los aspectos legales.

El objetivo de ese cambio, afirma, es aumen­tar las opciones de transporte en México y llegar a un mayor número de viajeros extranjeros.

Por otro lado, Aeroméxico asegura que el esquema de aviación sería positivo, pero que junto a este aspecto se les debería permitir a las aerolíneas mexicanas fusionarse con su contraparte de EU, y obtener la figura llamada inmunidad antimonopolio.

Con esta inmunidad, las compañías que se asocien podrían intercambiar información sobre los precios que otorgan al cliente, así como ponerse de acuerdo en tarifas, entre otro tipo de aspectos.

Aeroméxico indica que es necesaria esta figura para que las empresas nacionales puedan competir en igualdad de circuns­tancias con las norteamericanas.

La aerolínea dirigida por Andrés Conesa asegura que en otras naciones que también han hecho mayor apertura de cielos se les ha permitido tener la inmunidad antimonopolio.

No es tan sencillo

El proceso para la creación de este nuevo con­venio bilateral en aviación se conoció en mayo de 2012 en el Tianguis Turístico en Cancún, donde funcionarios del sector y empresarios hablaron de una mayor apertura de cielos.

Ante este hecho, la Dirección General de Aeronáutica Civil (DGAC), que en ese mo­mento tenía como titular a Alexandro Argudín, informó que se encontraban en el proceso de permitir el ingreso ilimitado de aerolíneas es­tadounidenses y admitir la “quinta libertad”.

Tras estas declaraciones, desde finales de 2014 hasta mediados de 2015, se inició un pro­ceso de negociación entre los gobiernos de México y EU, donde estuvieron presentes las aerolíneas de ambas naciones.

Sin embargo, en una de las reuniones que se llevaron a cabo en el país, las autoridades estadounidenses se pararon de la mesa debido a las diferencias que se dieron entre las empre­sas mexicanas, indicó Miguel Ángel Valero, presidente del Colegio de Pilotos Aviadores.

Uno de los aspectos donde no hubo consen­so entre las empresa era en unir la firma del convenio de aviación con EU y permitir la fu­sión de aerolíneas de ambas naciones en la fi­gura de inmunidad antimonopolio. Las nego­ciaciones se reanudaron, con lo cual la SCT señaló que en el documento contaba con las libertades necesarias para que el gobierno de EU permitiera la asociación entre compañías.

Fue en diciembre de 2015 cuando las auto­ridades de ambos países firmaron el nuevo esquema de aviación, que ahora fue turnado a la Cámara de Senadores para su ratificación y hasta ese momento entrará en vigor. El 6 de abril de 2016 se realizó un foro en el senado en el que los actores señalaron los beneficios o problemas que se pueden tener con el acuerdo.

La Comisionada Alejandra Palacios Prieto, de la Comisión Federal de Competencia Eco­nómica v vv, expuso en el foro que el mercado de vuelos entre México y EU moviliza al 70% de los pasajeros y el 52% de la carga que se transporta entre México y el mundo. Palacios dijo que el convenio impulsará la competencia. No será hasta que se lleve al pleno que el Sena­do decida si se aprueba o no el convenio.