ENTREVISTA | POR DANIELA CLAVIJO LÓPEZ

Interjet, la aerolínea fundada por Miguel Alemán Velasco, cumplió 10 años en 2015. Inició con tres aviones, ahora suma 54 y es una de las aerolíneas mexicanas de mayor crecimiento. 


“Hoy cada mes nos entregan un avión nuevo”

En 2004, el empresario y político mexicano Miguel Alemán Velasco, entonces gobernador de Veracruz, tuvo la idea de crear Interjet, una aerolínea que buscaba competir en un sector que entonces tenía más de 10 jugadores. Alemán había detectado que volar de la Ciudad de México al puerto costaba casi lo mismo que viajar a Nueva York.

Aeroméxico y Mexicana eran propiedad del gobierno y tenían 80% del mercado. Sin embargo, eran ineficientes y sus boletos tenían un alto precio, explica José Luis Garza, director general de Interjet. Por ello, la familia Alemán optó por lanzar una aerolínea nueva que pudiera crear un modelo de negocios eficiente.

Estudiaron con mucho cuidado el mercado, cuenta Garza y añade que “estudiamos todos los modelos de negocio del mundo. Necesitábamos asegurar un servicio superior en calidad, a un precio increíble, pero que nos permitiera hacer negocio”.

En diciembre de 2005, Interjet comenzó operaciones desde el Aeropuerto de Toluca, un aeropuerto con muchos retos, entre ellos, que no tenía luz eléctrica suficiente, que estaba fuera de la Ciudad de México y cuyo trayecto ofrecía malas condiciones por la autopista (su ubicación en una zona montañosa y su alto precio). “En el aeropuerto no existía una terminal”, cuenta el CEO. “Tuvimos que adaptar un hangar en 10 o 20 días para tener una terminal de pasajeros”.

¿Cuál era la oportunidad de negocios y cuál es el principal resultado hoy?

Sabíamos que el reto enorme era crecer el pastel y robarles mercado; y gracias a esta gran revolución, hoy cinco o seis veces más mexicanos pueden volar.

Además, los hombres de negocios pueden hacer sus actividades en las ciudades más importantes del país y viajar todos los días a precios accesibles. Esto ha permitido que las empresas puedan enviar a sus trabajadores a trabajar fuera, ganando tiempo y con un beneficio económico muy importante.

¿Dónde y cómo innovaron?

Nos planteamos el reto de construir un producto o servicio que fuera apetecible y atractivo para la mayor parte de los segmentos de población viajera de México. Tomamos muchos elementos de la eficiencia operativa como venta directa, en lugar de intermediarios; punto a punto, no modelos escalados; una muy alta organización de flota; Además una muy elevada eficiencia en el uso de todos los recursos; una distribución a través de internet más que en otros canales. Trajimos los aviones con una cámara para ver despegues y aterrizajes. A las mujeres les asignamos un baño exclusivo y dimos descuento universal para adultos mayores. Trajimos 20 aviones nuevos de fábrica. Hoy cada mes nos entregan un avión nuevo.

¿Cuál fue el mejor momento de estos 10 años?

El mejor momento es cada día porque hay un reto diferente de crecimiento y de consolidación, retos que son enormes. Me satisface muchísimo observar lo logrado y también ver la dimensión hacia delante. Es llegar a la oficina, ver el movimiento, tus aviones que no dejan de circular todo el tiempo, despegando, aterrizando, recibiendo comentarios de nuestros clientes de satisfacción y crítica.

¿Qué opina de México como marca?

México está bendito en muchos recursos y uno de ellos es el turismo, no solamente es la belleza de nuestros lugares, la arquitectura y cultura; sino nuestra gente. Tenemos muchos problemas de imagen, es cierto, pero México ya se convirtió, después de la Comunidad Europea, en el destino favorito de los norteamericanos.

¿Cuál su destino favorito para viajar?

Soy originario de Guanajuato, me encanta ir a mi tierra. Tengo familia en todo el Bajío e ir allá es siempre un placer personal y familiar. Del resto del país, no podría elegir, pero si tuviera que seleccionar, quizá Oaxaca y Cozumel.