Banxico mantiene sin cambios la tasa de interés

El Banco de México mantuvo sin cambios la tasa de interés interbancaria al ubicarse en 3.50 por ciento.
Banxico decidió mantener en 3.0% la tasa de interés interbancaria.
Banxico decidió mantener en 3.50% la tasa de interés interbancaria. (Especial )

Ciudad de México

Banco de México (Banxico) mantuvo sin cambios el objetivo para la Tasa de Interés Interbancaria a un día, en 3.50 por ciento, en virtud de que estima que la postura monetaria es congruente con la convergencia eficiente de la inflación a la meta de 3 por ciento.

Con respecto al nivel de precios, la institución central prevé que la inflación general anual se ubicará por arriba de 4 por ciento durante los primeros meses del año y que en el segundo trimestre disminuirá por debajo de dicho nivel, para cerrar el año dentro su objetivo de 3 por ciento, más/menos un punto porcentual.

Sin embargo, aunque Banxico prevé que el incremento que ha mostrado la inflación recientemente será temporal, no descarta el riesgo de que los recientes ajustes en precios relativos den lugar a incrementos en las expectativas de inflación para horizontes de mediano plazo que conduzcan a efectos de segundo orden, especialmente en un contexto en el que se anticipa una reducción gradual de las condiciones de holgura en la economía.

Además, existe la posibilidad de que ante un nuevo episodio de elevada volatilidad en los mercados financieros internacionales tenga lugar un ajuste cambiario que potencialmente afecte a la inflación. Dado lo anterior, Banxico considera que el balance de riesgos asociado a ésta se ha deteriorado.

Expectativas económicas

Referente a la actividad económica en México, el organismo central anticipa que ésta continuará recuperándose, aun cuando espera que prevalezcan condiciones de holgura en la economía por algún tiempo.

Especialmente, Banxico considera que las expectativas para la economía de Estados Unidos más favorables podrían representar un mayor dinamismo de la demanda externa, y en el mediano plazo, prevé que los avances en la aprobación de las reformas estructurales podrían traducirse en mejores perspectivas para la inversión en México, con su consecuente efecto sobre la demanda agregada y sobre el crecimiento potencial de la economía.

No obstante el organismo central no descarta la posibilidad de que el proceso de normalización de la política monetaria en Estados Unidos propicie un ajuste importante en los flujos de capital hacia las economías emergentes, lo que podría afectar las fuentes de recursos disponibles para la economía.