Tasa de referencia encarece tarjetas e hipotecas: Banxico

Según el último reporte del Banxico, en junio de 2015 la tasa de interés promedio de las tarjetas de crédito era de 30.20%, mientras que en junio de 2016 fue de 32%; en un año aumentó 180 puntos base.
Analistas prevén un nuevo aumento a la tasa antes de concluir 2016.
Analistas prevén un nuevo aumento a la tasa antes de concluir 2016. (Especial)

Ciudad de México

Pese a la elevada competencia entre las instituciones bancarias, los movimientos de la tasa de referencia comienzan a hacer efectos en los productos financieros que ofrecen, toda vez que el costo de las tarjetas de crédito y de los financiamientos hipotecarios se han encarecido en el último año, revelan datos del Banco de México (Banxico).

Según el último reporte de agregados monetarios del banco central, en junio de 2015 la tasa de interés promedio de las tarjetas de crédito era de 30.20 por ciento, mientras que en mismo mes de 2016 se ubicó en 32 por ciento, lo que significa que en un año aumentó 180 puntos base.

En el mismo documento, el Banxico señala que en diciembre de 2015 la tasa promedio de los créditos hipotecarios se ubicaba en 10.15 por ciento; sin embargo, para octubre de este año llegó a 10.24 por ciento, es decir, el costo promedio de un financiamiento para la adquisición de una casa se ha encarecido nueve puntos base en 10 meses.

Es necesario aclarar que el reporte del instituto central aún no toma en cuenta el impacto de su más reciente incremento que hizo a su tasa de referencia, con lo que se ubicó en un nivel de 5.25 por ciento.

La Asociación de Bancos de México (ABM) ha dicho en varias ocasiones que hasta el momento el crédito no se ha encarecido, gracias a la enorme competencia; no obstante, la Comisión Nacional para la Protección y Defensa de los Usuarios de Servicios Financieros (Condusef) ha advertido de posibles alzas en tarjetas y en crédito a empresas.

Luis Robles Miaja, presidente de la ABM, aceptó que de darse sustanciales movimientos al alza en la tasa de referencia del Banxico, lo más probables es que ya se reflejen en el costo de los créditos que adquieren tanto empresas como familias mexicanas; sin embargo, aseguró que no tratará de un impacto relevante.

“Depende mucho de cómo vayan moviéndose las variables, pero, evidentemente, si hay una subida mayor o sustancial de la tasa de referencia del Banco de México, pues eventualmente sí puede llegar a afectar”, apuntó.

El también presidente del consejo de administración de BBVA Bancomer enfatizó que los incrementos en los créditos que adquieren las empresas y familias no serán relevantes, por lo que descartó que sea un factor que afecte la demanda u oferta de financiamiento, lo que significa que la derrama de crédito continuará con el mismo dinamismo.

Para la banca es importante continuar con el mismo flujo de crédito, dado que tiene el objetivo de llevar el financiamiento que otorga a niveles que representen al menos 40 por ciento del producto interno bruto a más tardar en 2017. En estos momentos, la cifra ronda 35 por ciento.

Robles Miaja recordó que este año el instituto central ha añadido 175 puntos base a su tasa de referencia, para posicionarla en 5.25 por ciento, lo que hasta ahora no se ha trasladado a los usuarios. Sin embargo, no son pocos los analistas financieros que prevén un nuevo incremento antes de que concluya el año.

Los incrementos en las tasas de interés no solo pueden afectar el flujo de nuevos créditos, sino que también se puede reflejar en la morosidad, toda vez que es posible que un encarecimiento provoque que los clientes tengan problemas para pagar; no obstante, el presidente de la ABM descartó cualquier problema relacionado con la calidad de la cartera de crédito.

“En la medida en que se mantengan márgenes razonables, no vemos ni en la colocación de crédito ni en la calidad de la cartera una afectación”, dijo.