Tamaulipas ya hace cuentas por reforma

Confía en alcanzar una bonanza en ingresos fiscales por su riqueza petrolera; se calcula un crecimiento de 184% en el rubro para 2018.

México

Si los cálculos no se equivocan, las inversiones desatadas por las reformas estructurales aprobadas este año redituarán específicamente en Tamaulipas, un estado con gran potencial debido a las reservas de hidrocarburos y a la base instalada en industria y mano de obra en el sector.   

Según los reportes de Pemex, CFE y otras dependencias nacionales e internacionales, las posibilidades en el sector energía convierten a la entidad en una especie de “Arabia en el Golfo de México” si se aprovechan los recursos de forma inteligente, según un análisis de Belcking Report.

Entre las riquezas acreditadas por el Colegio de Economistas de Tamaulipas figura el potencial de 52 mil 600 millones de barriles de petróleo crudo equivalente, estimados por Pemex como recursos prospectivos convencionales.

Esto ha llevado al gobierno de Tamaulipas a preveer beneficios derivados de mayores ingresos fiscales, más productividad en el campo, aumento y calidad de las oportunidades de empleo, crecimiento de la economía estatal y de la inversión pública y privada.

En materia tributaria se espera un incremento en el Fondo General de Participaciones y en el Fondo de Extracción de Hidrocarburos, así como en la creación del Fondo para Entidades Federativas y Municipios Productores de Hidrocarburos.

De esa manera, Tamaulipas estima que los ingresos fiscales pasen de 489 millones de pesos en 2015, a mil 391 millones de pesos en 2018, un crecimiento de 184 por ciento.

Ante ese escenario, el gobierno espera la expansión de la inversión privada en construcción, comercio, logística, mantenimiento, asesoría legal y financiera, y hospedaje y alimentos, que a la par se traduzca en una mayor integración de las micro, pequeñas y medianas empresas
a los agrupamientos industriales.

Según Mónica González, secretaria de Desarrollo Económico y Turístico, el sector energético representa 20 por ciento de la economía estatal. El petróleo y el gas aportan 9 por ciento; y la electricidad y petroquímica, 5.4 y 6.1 por ciento. En 2013 el PIB de Tamaulipas fue de 400 mil 649 millones de pesos. Para los próximos años, el PIB energético llegaría a ser de 22 por ciento. González habló durante el Symposium “Realidad Energética 2014”, organizado por Grupo Milenio en Tampico.

En cuanto a la estimación de creación de empleos en el estado, para 2025 sumaban 324 mil, pero bajo las inversiones en el sector el cálculo es de 549 mil, si las reformas llegan a buen puerto. Jorge Alfredo Lera, ex presidente del Colegio de Economistas de Tamaulipas, calcula que de la Población Económicamente Activa del estado, 78 mil 820 trabajan en actividades ligadas a la energía.

De acuerdo con la Comisión Energética de Tamaulipas, el estado posee tres de las seis cuencas identificadas con grandes cantidades de gas shale: Burgos, Sabinas y Tampico-Misantla, pero también tiene recursos de gas no asociado y petróleo en tierra y aguas someras y profundas. De los más de 80 mil kilómetros de extensión, en 60 por ciento hay potencial de hidrocarburos.

La Secretaría de Energía calcula que el estado concentra hasta 35 mil millones de barriles de petróleo equivalente solo en depósitos de shale, contribuyendo así a que México sea, según datos de inteligencia energética de Estados Unidos, la octava potencia mundial en este recurso.

En producción de gas no asociado se ubica en el primer lugar nacional, con 37.3 por ciento, y en cuarto sitio en gas asociado, con 74.51 millones de pies cúbicos al día.

Líderes de la Confederación Patronal de la República Mexicana (Coparmex), el puerto de Matamoros será el punto principal para la exploración y explotación de gas asociado en la zona denominada Cinturón Plegado Perdido, localizado frente a las costas de Tamaulipas.

Por el lado de la petroquímica básica y secundaria, en Madero se refina 10 por ciento del crudo y en Altamira se produce 80 por ciento de las resinas derivadas del petróleo.

Asimismo, el estado es uno de los tres con mayor potencial de generación eólica, con 21 mil megavatios, y el segundo productor de electricidad, con 12.6 por ciento.

A la fecha tiene 26 proyectos eólicos registrados en la Comisión Reguladora de Energía (CRE), con una capacidad de 2 mil 566 megavatios.

De acuerdo con Francisco Salazar, presidente de la CRE, aunque en este momento se tiene poca producción eólica, pues solo 3 por ciento de los parques operan en Tamaulipas, gran parte de la expansión de esta energía se ubica en ese estado del noreste.

Sin embargo, a partir de la reforma energética se han disparado las solicitudes, con más de 2 mil 600 proyectos eólicos, que equivalen a 23 por ciento de los que ya está revisando la comisión.

La Comisión Federal de Electricidad (CFE) realizará una inversión de alrededor de mil 800 millones de dólares en proyectos en Tamaulipas; son cinco centrales eólicas que estarán listas para entrar en operación entre 2018 y 2020 con una capacidad instalada superior a mil 100 megavatios.

El estado también ocupa el segundo lugar en producción de energía termoeléctrica, con 33 mil 558 gigavatios por hora; por ese potencial, Tamaulipas está en la mira de la iniciativa privada nacional y extranjera, al considerarlo “el motor energético del México del siglo XXI”.



[Dé clic sobre la imagen para ampliar]