Urgen políticas para el desarrollo industrial

José Enoch Castellanos, vicepresidente de la Canacintra, señaló que en los últimos 20 años no se habían asignado recursos en los presupuestos federales para articular esta legislación.
Los números son claros y México ha padecido una desindustrialización.
Los números son claros y México ha padecido una desindustrialización. (Martín Piña)

Torreón, Coahuila

La necesidad de una política industrial que permita el desarrollo del sector es fundamental, sin embargo, la clase gubernamental con sus respuestas y pretextos ambiguos se niegan a la implementación de esta política.

José Enoch Castellanos Ferez, vicepresidente de la Cámara Nacional de la Industria de la Transformación (Canacintra), destacó que pese a los argumentos, la realidad es que no se habían asignado recursos en los presupuestos federales de los últimos 20 años para articular esta política.

"La carencia de políticas industriales es causa de que el sector no pueda desarrollarse en el país".

Por otro lado, dijo que aunque los políticos digan que han apoyado a sectores empresariales de manera dispersa, no se han abierto a la competencia agresiva, así como tampoco han disminuido los aranceles, incluso cuando no se los impedía ningún tratado.

Esto ha conllevado la crisis en diferentes sectores empresariales, como el acerero, zapatero, textil y que al final de cuentas tuvo que entrar el gobierno en apoyo a los empresarios, cuando desde hace mucho tiempo se debieron implementar esquemas de políticas para el sector industrial.

Lo anterior para que todos los sectores fueran protegidos y además incentivados para que generaran sus esquemas de mejoras continuas, destacó Castellanos Ferez.

De cara al Acuerdo Estratégico Transpacífico de Asociación Económica (TPP) y a las condiciones globales, se requiere ver los sectores que se puedan beneficiar con financiamientos, costos y tarifas competitivas, capacitaciones y otras medidas que partan de lo local a lo nacional, enfatizó.

Los números son claros y México ha padecido una desindustrialización, un ejemplo es la caída del Producto Interno Bruto (PIB), cercano al 11 por ciento, cuando antes de que entrara el Tratado de Libre Comercio estaba arriba en seis o siete puntos porcentuales, comentó.