Subirán tasas si no hay ajuste al gasto: Carstens

El Banco de México ofreció ayer en tres subastas 356 millones de dólares para contener la depreciación del peso; el billete verde cerró en $18.73.
El funcionario impartió una conferencia magistral en la Universidad Panamericana.
El funcionario impartió una conferencia magistral en la Universidad Panamericana. (Octavio Hoyos)

México

El gobernador del Banco de México (Banxico), Agustín Carstens, advirtió que el impacto en las finanzas públicas por el desplome del precio del petróleo fue significativo, por lo que insistió en realizar un ajuste al gasto público para evitar un aumento en la tasa de interés del banco central.

En una conferencia magistral en la Universidad Panamericana (UP), Carstens indicó que el desplome de 70 por ciento en el precio del barril de crudo debe ser reflejado en otro ajuste al gasto porque el país tendrá que enfrentar menores ingresos petroleros el próximo año. 

En entrevista, Gabriel Pérez del Peral, director de la carrera de Economía de la Universidad Panamericana (UP) y organizador de la plática, coincidió con el funcionario que ante una disminución de los ingresos petroleros es imperativo ajustar el gasto gubernamental para evitar un aumento en las tasas de interés.

Pero advirtió sobre el riesgo que implica que “el déficit presupuestal sea financiado con Cetes de la Tesorería, pues ante una problemática fiscal habría presiones para subir la tasa de interés por la urgencia del gobierno por mayores recursos”.

El incremento restringiría los fondos prestables en el sistema financiero, lo que impactaría en la inversión y por ende en el crecimiento, y al final en el empleo, afirmó Pérez del Peral.

Carstens reveló que el Banxico espera que los aumentos de la tasa de Estados Unidos se concreten hasta finales de año, en lugar de comenzar su tendencia ascendente de forma inmediata, a raíz del clima de volatilidad internacional.

En este sentido, agregó que espera un repunte de la economía mexicana por encima de 2.5 por ciento anual, al recibir un impulso adicional por el gasto en el consumo y la actividad industrial.

El Banxico advirtió esta semana sobre la necesidad de un ajuste de las finanzas públicas, “incluyendo a Pemex”, en su decisión de política monetaria, la cual mantuvo su tasa interbancaria en 3.25 por ciento.

“Por ello es fundamental mantener un marco macroeconómico sólido en nuestro país para absorber el choque a los ingresos públicos que ha representado la caída y el deterioro de las perspectivas del precio del petróleo”, señaló en un comunicado.

Asimismo, el Banco de México sostuvo que debe mantener su postura de política monetaria a un ritmo pertinente, lo que apunta a mantenerse vigilantes a los subsecuentes aumentos de la tasa de interés de la Fed.

La Secretaría de Hacienda implementó desde 2015 una reducción de más de 200 millones de pesos al Presupuesto de Egresos de la Federación ante la caída del crudo, que comenzó a mediados de 2014, ante una sobreoferta en el mercado y una caída en la demanda de hidrocarburos.

Banxico subastó 356 millones de dólares con precio mínimo. En una primera puja se ofrecieron 195 millones, luego 5 y después 156 millones de dólares adicionales.

En la primera y segunda subastas el precio del billete verde fue de 18.37, mientras que en la tercera se ubicó en 18.46 pesos.