Sostiene Wall Street niveles máximos

Sube el precio del petróleo y el dólar se debilita, pero la economía mundial sigue ahuyentando el fantasma de la deflación.
El piso de remates de Nueva York.
El piso de remates de Nueva York. (Brendan Mac Dermid/Reuters)

Estados Unidos

Las acciones de la Gran China (China Continental, Hong Kong, Macao y Taiwán) destacan en un mercado global que se muestra cauteloso en las operaciones después de un reciente episodio de un fuerte apetito por el riesgo.

Una serie de tendencias como esas están viendo pequeños reveses; el dólar está más débil, el petróleo notablemente está más firme y los rendimientos del Tesoro de EU están cayendo todavía más.

El FTSE Eurofirst 300 subió 0.3%, ayudado por la fortaleza de las mineras que cotizan en la Bolsa de Londres, mientras que en Nueva York, el S&P 500 apenas iniciaba sus operaciones en torno a su récord de cierre de 2 mil 32 unidades.

El barómetro de Wall Street sigue coqueteando con niveles enrarecidos después de una temporada de ganancias bien recibida y después del informe del mercado laboral de EU el viernes que sugiere que la economía más grande del mundo se está sacudiendo la debilidad otros lugares, especialmente de la zona euro.

Ese mejor desempeño ha impulsado recientemente al dólar y a los bonos del Tesoro, ya que los inversionistas apuestan a que la Reserva Federal de EU empiece a incrementar la tasa de interés antes que sus contrapartes, posiblemente en el segundo semestre del próximo año.

Pero en el último par de sesiones algunas de esas operaciones han retrocedido, y los analistas señalan que el reporte de empleos de EU también mostró una ligera señal de inflación salarial que podría provocar que la Fed endurezca de manera más agresiva.

El dólar está perdiendo terreno frente a las principales monedas, con el recientemente golpeado yen encabezando el camino con una ganancia de 0.5% para una paridad de menos de 114 yenes por dólar.

Sin embargo, otro factor en China está causando preocupación en los mercados. Los datos publicados el lunes muestran que los precios de producción de China cayeron otra vez por 32 meses consecutivos, en parte como resultado de la disminución de los precios de las materias primas.

La noticia alimenta las preocupaciones de los inversionistas sobre las presiones deflacionarias que acechan a la economía mundial, un problema que la mayoría siente intensamente con respecto a la zona del euro, en donde muchos esperan que el Banco Central Europeo le dé un impulso adicional de liquidez para enfrentar la tendencia de la disminución de precios. El rendimiento de los bonos a 10 años de Alemania bajó un punto base para ubicarse en 0.82%, tan solo a 10 puntos base por encima del mínimo histórico al que llegó el mes pasado.

El petróleo le está haciendo todo lo posible para contrarrestar los temores de la deflación, cuando el Brent aumentó un dólar para llegar a 84.39 dólares por barril después de que la OPEP llamó a la calma.

Un precio más firme del petróleo está contribuyendo a la recuperación del rublo ruso, que es muy sensible a los precios de los energéticos. El oro no se benefició por un dólar más débil, cayendo 12 dólares para ubicarse en 1,167 dólares la onza. El cobre al principio aumentó después de que los datos comerciales chinos sorprendieron con un aumento en las importaciones del metal rojo el mes pasado, pero sucumbió ante la debilidad de un sector más amplio para descender el 0.4% y ubicarse en 6,688 dólares por tonelada.

Información adicional de Jennifer Thompson/Hong Kong.