Sondean empresas extranjeras beneficios de reforma energética

Empresas de diversos sectores se acercan a la firma de servicios legales Baker & McKenzie para informarse sobre los espacios de negocio en extracción y generación.
Se espera mayor inversión en petróleo, gas y generación eléctrica.
Se espera mayor inversión en petróleo, gas y generación eléctrica. (Claudia Guadarrama)

México

Después de la aprobación de la reforma energética, diversas empresas extranjeras petroleras y de otros sectores se han acercado a la firma de servicios legales Baker & McKenzie para saber cómo se abrirán las posibilidades para participar, por lo que también están a la espera de las leyes secundarias.

Benjamín Torres Barrón, socio líder del sector de energía de la firma Baker & McKenzie, explicó en entrevista que el tema que más interesa conocer a la mayoría de las petroleras es el de reportar para efectos contables y financieros las reservas.

La reforma permitirá a los particulares reportar para efectos contables y financieros los contratos que suscriban con el Estado para la exploración y extracción de hidrocarburos y sus beneficios esperados, pero siempre con la clara estipulación de que los recursos que se encuentran en el subsuelo seguirán siendo propiedad de la nación. Esto no era posible antes de la aprobación de la reforma, debido a que los particulares participaban solo como prestadores de servicios.

El especialista comentó que otro tema que interesa en el sector, pero que no se menciona mucho, es el de definir la licencia de la concesión; el artículo 27 prohíbe las concesiones, pero el transitorio permite los contratos de licencia, entonces “la ley secundaria tiene que distinguir y fundamentar la viabilidad jurídica para que el contrato de licencia no se equipare en su naturaleza al de una concesión, es el que más me interesa saber, cómo es que el gobierno podrá diferenciar eso, porque la línea puede ser muy delgada”.

Al experto en el sector energético de Baker & McKenzie se han acercado diversas empresas petroleras y de gas de Rusia y de Estados Unidos. De Medio Oriente han expresado interés en el petróleo; los representantes de firmas japoneses quieren conocer más del sector eléctrico; también lo han consultado empresas del sector financiero que apoyan proyectos de energía.

La reforma detonará una serie de negocios alternos, dijo Torres Barrón.

“Del sector eléctrico, lo que me han preguntado los clientes y les llama mucho la atención es que habrá un operador independiente en la distribución de energía eléctrica —Centro Nacional de Control de Energía—. Y los financieros quieren saber todo; no les interesan estas cosas porque no son operativos, sino el número de negocios y el nivel de riesgo”, explicó.

“Quieren aprender, entenderlo, les llama la atención”, detalló el especialista, quien agregó que la figura similar al Centro Nacional de Control de Energía existe en muchos países y sobre todo en los más avanzados, pero el interés radica en que en México no existía y antes la Comisión Federal de Electricidad era juez y parte, pero ahora esa figura se elimina y “da una gama de oportunidades; habrá un tercero que se encargará de la transmisión de electricidad”.

Con relación a que la reforma pretende fomentar la participación y el desarrollo de empresas nacionales dentro del sector, Torres señaló que la reforma ya deja ver que se tiene que establecer un grado de contenido nacional con el cual forzosamente las empresas locales participarán en los proyectos, pero el porcentaje de ese contenido nacional no se sabe y lo determinarán las leyes secundarias.

Otro tema pendiente, dijo, es el de la Ley de Inversión Extranjera, que limita ésta a 49 por ciento en perforación de pozos petroleros y de gas, “pero habrá que ver si la legislación de este tipo de inversión se queda como está o se modifica”.

Después de la aprobación de la reforma habrá un proceso y una curva de aprendizaje para todos los involucrados. “En las reformas de gran calado, como ésta, no solo en México sino en otros países, hay ciertas experiencias, áreas de oportunidad que durante su implementación se vuelven un poco ásperas, pero es parte de ese proceso”.

“Lo que se ha hecho hasta ahora ha sido muy ágil y efectivo; creo que para finales de marzo tendremos las leyes secundarias, lo que quiere decir que en la segunda mitad de 2014 tendremos todo el proceso de información, adaptación y preparación para las empresas extranjeras y nacionales, los consultores y las autoridades mismas; esto se moverá muy rápido y en 2015 empezaremos a ver los negocios”, consideró el socio líder del sector de energía de la firma Baker & McKenzie.