Ley de competencia, letra muerta en el sector agricultor

El presidente del Consejo Agropecuario de la Comarca Lagunera, Mario Valdés Berlanga, afirmó que las leyes deben proteger a los sembradores, para poder cuidar su patrimonio y obtener ganancias.
Mario Valdés Berlanga, presidente del Consejo Regional Agropecuario.
Mario Valdés Berlanga, presidente del Consejo Regional Agropecuario. (Miguel Ángel González Jiménez)

Torreón, Coahuila

A pesar de los riesgos y las inversiones que realiza el productor en el sector agropecuario, se considera el último eslabón de la cadena en cuanto a las ganancias que se quedan entre los intermediarios y comerciantes, indicó Mario Valdés Berlanga, presidente del Consejo Agropecuario de la Comarca Lagunera, refiriéndose con ello a la situación de los meloneros en la región.

"Siempre al agricultor le toca lo último de la cadena pues el intermediario y los comerciantes se llevan la utilidad del sector agropecuario".

"Esta situación se debe revertir porque de lo contrario llegará el punto en que deberemos dejar de sembrar", refirió Valdés Berlanga.

"Cuando hay excedentes son los propios comercializadores quienes condicionan el recoger el producto y establecen los precios".

Explicó que los bajos precios sobre los productos que se generan en la región, donde ejemplo de ello es el melón que inició con un costo de venta de 7 pesos y culminó en 50 y 60 centavos el kilo del fruto, es parte de una contradicción, toda vez que la cucurbitácea en algunas cadenas comerciales se estableció a la venta entre los 12 y 13 pesos el kilo.

A pesar de que voces de productores y representantes de organizaciones sociales apuntan que la responsabilidad de los vaivenes del mercado es de los propios productores sociales, Valdés Berlanga acotó que la situación debe analizarse con otra perspectiva toda vez que los agricultores están sujetos a la ley de la oferta y la demanda.

"Ejemplos como ese los tenemos en el centro del país, donde Liconsa no recogía la producción hasta que los productores doblaban las manos en cuanto a los precios por tratarse de productos perecederos. Vendes o pierdes o se te echa a perder", detalló.

En ese sentido, dijo que las Leyes de Competencias se establecieron para brindar una oportunidad de que tanto el productor como el comercializador obtengan ganancias. Sin embargo en la realidad se vislumbra como letra muerta.

"Los productores necesitamos organizarnos para poder vender en bloque o no vender porque es lastimoso ver que en el caso de los productores de melón, o lo tiran a las orillas de la labor o sobre la carretera a pesar de que han adaptado técnicas sofisticadas de producción como el riego por cintilla y el acolchado".

"La Ley de Competencia en la realidad es letra muerta y en ese sentido debemos pedirle a los legisladores que impulsen mecanismos para su aplicación en el sector agropecuario porque así como estamos no se gana y el sector social se deprime", concluyó.