Sanciones contra Rusia afectarán suministro mundial de petróleo

EU y Europa frenarán la producción de crudo, advierte ex director de BP.

Londres

Occidente corre el peligro de que el tiro le salga por la culata por las sanciones que Estados Unidos y la Unión Europea le impusieron a Moscú al restringir el suministro global de petróleo y poner presión para elevar los precios, advirtió el ex director ejecutivo de BP

Tony Hayward dijo que cortar a los grupos de energía rusos de los mercados de capitales y restringir su acceso a la tecnología petrolera occidental eventualmente llevaría a una menor producción de petróleo ruso y dañaría el suministro a largo plazo.

El viernes 12 de septiembre, Estados Unidos y la Unión Europea aumentaron las sanciones contra Rusia. Estados Unidos agregó a Gazprom, el proveedor líder de energía de Europa, y Lukoil, el grupo petrolero de capital privado, a las compañías a las que se les priva de bienes, tecnología y servicios estadunidenses para aguas profundas, la costa del Ártico y proyectos de shale. La Unión Europea y EU también impusieron restricciones de financiamiento para algunos grupos estatales rusos de energía.

El auge de shale que ha sido el motor de 60% del crecimiento de la producción de crudo desde 2008. “Pero pregunto: Cuando el abastecimiento de EU llegue a su límite, ¿de dónde vendrán los nuevos suministros?”, dijo Hayward.

Mientras la producción en cuencas maduras cae, el mundo ha apostado por nuevos barriles de lugares como Canadá, Irak y Rusia. Pero la producción rusa de recursos sin explotar en el Ártico y las reservas de shale en Siberia están amenazadas por las sanciones, dijo.

Hayward, quien dirige el explorador petrolero Genel Energy y es presidente del grupo de commodities Glencore, también cuestionó las proyecciones que hay sobre un gran incremento en la producción petrolera de Irak.

Además, las sanciones podrían poner en peligro los joint ventures que Rosneft, el grupo estatal petrolero ruso, estableció con importantes petroleras como ExxoMobil para explorar el mar  Ártico ruso.