SAT: la ley impide exhibir a multinacionales evasoras

La dependencia está a punto de poner en orden a una empresa emblemática para que pague, y tiene en la mira a otras seis.
Debe cambiar el Código Fiscal de la Federación.
Debe cambiar el Código Fiscal de la Federación. (Daniel Cruz)

México

El Servicio de Administración Tributaria (SAT) está a punto de poner en orden a una empresa multinacional emblemática para que pague los impuestos, como debe ser en México, dijo el administrador general de grandes contribuyentes, Óscar Molina, quien consideró necesario modificar el Código Fiscal de la Federación (CFF) para poder revelar el nombre de esa y todas las que están llevando a cabo planeaciones fiscales agresivas para no darle al fisco lo que corresponde.

En entrevista con MILENIO, advirtió que el SAT no se hará “de la vista gorda” e impedirá que otras seis firmas sigan esas mismas prácticas que dañan la base fiscal, como la que dará marcha atrás a la estructura que estaba implementando para pagar lo menos posible de impuestos desde 2005.

Se va a autocorregir y desbaratará esa estructura mediante la cual eludía impuestos, aseguró.

Sin revelar el nombre de la compañía, porque está impedido por el secreto fiscal, adelantó que el fisco logrará que la multinacional abandone el esquema que usa para pagar la mitad de la tasa efectiva del impuesto sobre la renta (ISR) y pague realmente la más alta.

Es decir, que si se compara contra las ventas de esa empresa, si le daba al fisco dos de cada 100 pesos que obtiene, ahora pagará cuatro, aseguró el funcionario y advirtió que si no lo hacen las otras seis que detectó el SAT, serán denunciadas penalmente.

“En términos de pesos, respecto de sus ventas, si antes nos pagaba dos pesos de cada 100, con esto lo vamos a subir a cuatro pesos; va haber un incremento muy importante”, dijo.

Oscar Molina, quien está considerado una de las 50 personalidades de mayor influencia en política fiscal por el grupo de especialistas International Tax Review, aclaró que no es una persecución contra peces gordos o una cacería de brujas, porque las investigaciones se reducen solo a siete empresas para “que paguen lo que tienen que pagar en nuestro país” por las ganancias que obtienen y no llevárselas a países de baja imposición.

“No es cacería de brujas, tengo 16 mil grandes contribuyentes y en este momento hemos identificado claramente que tienen ese tipo de estructuras siete empresas y si estamos concentrados en esas siete de un universo de 16 mil empresas, pues no creo que se pueda llamar una cacería de brujas”, aclaró.