Reemplazan ingresos petroleros por tributarios, asegura Coparmex

El incremento de recaudación fiscal al sector productivo del país se traduce en que de enero a mayo las empresas aportaron 1.16 billones de pesos, informó la Confederación Patronal Mexicana.

Monterrey

Las autoridades fiscales mexicanas han intensificado la recaudación de impuestos presionando al sector productivo del país, lo que sugiere un intento de reemplazar las pérdidas de ingresos petroleros por tributarios, esto parece indicar un análisis realizado por la Confederación Patronal Mexicana (Coparmex) de Nuevo León.

Sobre esto, el organismo señaló preocupación del sector empresarial por el crecimiento de la carga fiscal impuesta a las industrias.

Tan sólo de enero a mayo los ingresos tributarios de las empresas sumaron 1.16 billones de pesos, informó Coparmex. La recaudación de ingresos rompió récord el año pasado, al crecer 27.4 por ciento reales, siendo el Impuesto Sobre la Renta (ISR) del que más se obtuvieron ingresos.

"Un análisis de la Coparmex Nuevo León, con datos de la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP) y del Servicio de Administración Tributaria (SAT), revela que la reforma fiscal sigue acaparando recursos del sector productivo del país", detalló el organismo.

En los primeros cinco meses del año 2016 la recaudación de ingresos tributarios aumentó 9.5 por ciento contra el mismo periodo del año previo, mientras en los primeros dos años de la administración federal crecieron en promedio 17.7 por ciento.

Tan sólo en el pago del ISR, se recaudaron 649 mil millones de pesos para las arcas federales. Esto ubica a los ingresos petroleros muy por debajo de los ingresos tributarios, que apenas significan un 19.7 por ciento del total mientras los tributarios el 55.5 por ciento.

El director de Coparmex, José Mario Garza Benavides, argumentó que esta carga tributaria afecta a las posibilidades de crecimiento del país y le impide generar más empleos.

"Estamos conscientes de la baja de ingresos que representa el petróleo, pero también de que tenemos un Gobierno muy obeso, muchas áreas de oportunidad en el gasto. Sin embargo, lo que tenemos es mayor carga tributaria a los contribuyentes cautivos, más fiscalización y persecución del fisco federal", consideró.

Recordó que en el 2015, el SAT incurrió en 63 millones 175 mil 201 actos de contacto a los contribuyentes, lo que significó un programa más intenso de vigilancia a las obligaciones fiscales mediante cartas, correo electrónico, mensajes de texto y requerimientos, entre otros.