SAB rivalizará con AB-InBev hasta cerrar compra en 2016

Alan Clark, presidente ejecutivo, señala que cooperará con el consorcio Anheuser-Busch, pero no compartirá información vital de sus operaciones.
Batalla por los consumidores entre las marcas Stella Artois  y Miller.
Batalla por los consumidores entre las marcas Stella Artois y Miller. (Dado Ruvic/Reuters)

El jefe del grupo del Reino Unido dice que no van a realizar adquisiciones durante el periodo de la oferta.

El presidente ejecutivo de SABMiller dijo que la cervecera se mantendrá como un competidor de Anheuser-Busch InBev hasta que se selle el acuerdo de 71 mil millones de libras por la adquisición SAB a finales del próximo año.

Alan Clark, quien podría recibir más de 65 millones de dólares en acciones transferidas y opciones una vez que compren a su compañía, dijo ayer: “Vamos a ser un competidor de AB InBev hasta que cambie el control”.

En sus primeros comentarios públicos desde que la cervecera belgo-brasileña realizó la oferta formal esta semana, agregó: “Hay un largo camino por recorrer antes de que esto se complete, y hay muchos puentes que cruzar. Mientras tanto, continuaremos con nuestra estrategia de crecimiento”.

Sin embargo, dijo que el grupo que cotiza en Londres se abstendrá de buscar adquisiciones durante el periodo de oferta. “No sería apropiado”, agregó.

El ex psicólogo respondió sobre cómo se va a mantener la motivación de los empleados durante todos los meses que se avecinan y que estarán en el limbo. El personal recibía bonos por objetivos, pero en gran medida su motivación se debe a “una enorme lealtad y profesionalismo”, dijo.

El consejo de SAB recomendó la oferta pero tiene que pasar por un largo proceso de aprobación por parte de los reguladores antimonopolio de todo el mundo antes de que pueda someterse a los accionistas”.

Clark dijo que SABMiller va a cooperar con AB InBev para tratar con los reguladores pero no va a compartir información comercialmente sensible con su mayor rival, que es propietario de Stella Artois, Corona y Beck’s.

El sudafricano, quien trabaja en SAB desde hace 25 años, también admitió que nunca ha probado Budweiser, la marca principal de su rival, y bromeó al decir que su cerveza favorita de AB InBev es “una botella cerrada”. La gama de marcas de cerveza de su compañía incluyen a Grolsch, Peroni y Pilsner Urquell.

No quiso comentar sobre sus planes personales, si se da por hecho que Carlos Brito, el presidente ejecutivo de AB InBev lo puede suceder en su puesto si se logra cerrar el acuerdo, y solo dijo: “Esa plática todavía no surge. Tenemos que esperar a ver cómo evoluciona”.

Ayer, SABMiller informó una caída de 18 por ciento en sus utilidades antes de impuestos, ya que la fortaleza del dólar acabó con los beneficios de lograr mayores ventas en África y América Latina.

La compañía, que realiza y presenta sus informes en dólares, obtiene 70 por ciento de sus ventas en los mercados emergentes.

Clark dijo que “la depreciación de las principales monedas frente al dólar estadunidense tuvo un impacto negativo” en los resultados, y agregó que es probable que el golpe se agrave en los reportes del segundo semestre de 2015.

71 mil

millones de  libras será el costo de la adquisición.

65 mdd

en acciones transferidas  serán para el presidente ejecutivo Alan Clark.