CRÓNICA | POR LUIS CARLOS VALDÉS DE LEÓN

Rosca de reyes, entre dedicación y amor al oficio del panadero

En el negocio La Espiga de Torreón, más de 30 personas elaboran cerca de cinco mil piezas del tradicional pan, en una actividad que se trasmite a nuevas generaciones y cada vez tiene más auge en la región.

Torreón, Coahuila

Con más de 50 años de trabajo en la Comarca Lagunera, la panadería La Espiga pronostica elaborar para esta temporada miles de roscas, continuando con la tradición familiar que tiene desde sus orígenes.

Este sábado al medio día, más de 30 personas comenzaron a disponer de su esfuerzo y tiempo para participar en la elaboración de por lo menos cinco mil roscas de reyes que se espera consuman sus clientes en La Laguna.

"Ahora los hijos continuamos en el ramo de la panificadora y en la actualidad está la tercera generación en el negocio del pan. Hace algunos años no había tanta demanda de rosca pero esto ha ido cambiando, favoreciendo la elaboración y comercialización del tradicional pan", señaló José Ávila Aguilera, representante del negocio que iniciaron sus padres.

Indicó que con el trabajo que comenzó la Cámara Nacional de la Industria Panificadora (Canainpa) para la elaboración de la tradicional rosca en los municipios, se logró que las familias cada seis de enero acudan a sus panificadoras para adquirir una rica rosca de reyes.

"Nuestras panificadoras elaboran las roscas de la manera tradicional, sin conservadores, iniciamos dos días antes su elaboración, con la materia prima de la mejor calidad, productos frescos y sin deshidratar para que el consumidor pruebe una rosca más fresca", aseguró.

Su elaboración es todo un proceso artesanal

El ir y venir de maestros panaderos dentro de la enorme área de elaboración del centro de producción y distribución de la panadería La Espiga, indicaba sólo el arduo trabajo que ya se avecinaba, perfectamente coordinados en tiempo y forma.

Ya habían elaborado previamente la masa para la rosca, otros ya se alistaban para darle forma y otros más el toque decorativo propio de este pan.

Alfredo Torres García, encargado en el proceso y elaboración, explicó que como primer paso se conjuntan todos los ingredientes y se combinan en la máquina mezcladora para elaborar la masa.

Ya que está lista se procede a elaborar testales y pesarla según el tamaño, ya que puede ser grande, mediana o chica.

Luego se pasa a dar forma a la rosca, donde varios panaderos espolvorean en la gran mesa la harina para realizar este proceso.

El relleno es un elemento de distinción

Uno a uno se le van colocando los muñequitos para luego proceder si es el caso, a rellenarla con una mezcla previamente elaborada por manos expertas, la cual contiene biznaga de sabores en color roja, blanca y verde, higo, acitrón y jalea de membrillo.

Todo el relleno adicionado por frutos secos como nuez, coco y pasas, le dan su distinción a todas las rocas que aquí se elaboran.

Una vez que concluyó el proceso, se le realizan distintos cortes para que se vea el relleno y posteriormente pasa a la etapa de barnizado con huevo.

La combinación de aromas y colores estimulan los sentidos y el deseo de ir más allá para conocer sobre su proceso de elaboración.

Las roscas en charolas pasan al proceso de cocción el cual, dependiendo del tiempo y los grados que debe tener, puede durar entre 35 a 40 minutos a una temperatura de 150 grados.

Contratan a más personas solo para el decorado

El recorrido está por terminar en el área de decorado, en donde se incluyen frutas y el glaseado que le da mayor vida y realce a la rosca.

"Este es un oficio muy noble y la rosca la hacemos con mucho amor, por todo aquello que significa y la unidad que debe prevalecer en las familias", mencionó emocionado.

Indicó que en el área de elaboración de las roscas participan 15 personas que son maestros panaderos y que tienen años de trabajar en el sector, además hay personas que año tras año son contratadas exclusivamente para realizar la labor del decorado de la rosca de reyes.

Finalmente son empacadas y distribuidas en una gran flotilla de vehículos de reparto a las distintas panaderías para ser comercializadas.