¿Quiénes están atrás del consorcio que ganó en la Ronda Uno?

La participación mexicana en el consorcio ganador de dos bloques de exploración en la primera fase de la Ronda Uno es prácticamente nula, ni el capital ni los directivos son mexicanos.
Plataforma petrolera Abkatún, en la Sonda de Campeche.
Plataforma petrolera. Archivo. (Especial)

Ciudad de México

El consorcio integrado por las empresas Sierra Oil & Gas, Talos Energy y Premier Oil, el único al que se le adjudicaron campos de exploración de hidrocarburos en la primera fase de la Ronda Uno, tiene una nula participación mexicana, de acuerdo con Omar Escamilla, investigador del Proyecto sobre Organización, Desarrollo, Educación e Investigación (PODER, por sus siglas en inglés).

La organización, que busca fomentar la transparencia y rendición de cuentas de las empresas en América Latina, encontró que Sierra Oil & Gas la única empresa de este consorcio que se constituyó en México ya no tiene un solo inversionista mexicano entre sus socios.

El 18 de septiembre de 2014 Sierra Oil & Gas anunció que contaba con fondos por 525 millones de dólares para desarrollar su proyectos como la primera empresa independiente de exploración y producción petrolera. En ese comunicado se informaba que los fondos de inversión Riverstone Holdings y EnCap Investments comprometieron cada uno 225 millones de dólares y la empresa mexicana Infraestructura Institucional aportó 75 millones de dólares.

Omar Escamilla explicó que a pesar de que uno de esos 3 inversionistas era mexicano, actualmente ya no lo es.

"En junio 12 de este año (Infraestructura Institucional) fue comprado por BlackRock, uno de los manejadores de fondos de inversión más importantes del planeta", dijo.

Ese día a través de un comunicado BlackRock anunció la adquisición de la empresa mexicana con el fin de "expandir sus capacidades y presencia en México".

La empresa informó este lunes a MILENIO que la operación está sujeta a autorización y esperan esté antes de finalizar el cuarto trimestre de 2015.

Escamilla consideró que el consorcio que se adjudicó dos bloques de exploración en la primera fase de la Ronda Uno, "no tiene nada de mexicano".

El contexto de los socios

-BlackRock, que compró Infraestructura Institucional, se ha convertido en uno de los mayores inversionistas en Pemex en los últimos 6 meses.

En un comunicado Pemex informó en marzo que BlackRock y al firma First Reserve adquirían una participación combinada de 45 por ciento (equivalente a aproximadamente 900 millones de dólares) en la construcción del gasoducto Los Ramones II.

Escamilla explicó que el gasoducto va a conectar a la cuenca de Eagle Ford en Texas, la más importante en producción de gas lutitas o gas shale, y va a atravesar todo México, empezando por Nuevo león, va a pasar por San Luis Potosí, Guanajuato y va a llegar a Querétaro.

-Riverstone, se conformó como fondo de inversión en el año 2000 con el Carlyle Group que en 2003 inició operaciones en México.

De hecho en diciembre de 2003 cuando se anunció que Carlyle Group abriría una oficina en el país, y que Luis Téllez, ex presidente de la Bolsa Mexicana de Valores y actual consejero independiente del Fondo Mexicano del Petróleo dirigiría esa oficina junto con Joaquin Ávila, quien era directivo de Lehman Brothers.

Escamilla encontró que Riverstone y Carlyle estuvieron acusados en Estados Unidos de haber realizado pagos fraudulentos y sobornos para utilizar fondos de los pensionados del gobierno de Nueva York para invertir en negocios energéticos.

-Talos, también tiene participación de Riverstone. Esta empresa no cotiza en bolsa por lo que sus finanzas no son abiertas. Sin embargo, en su página de internet publica que realiza trabajos de extracción de hidrocarburos en el Golfo de México en la parte estadunidense.

-Premier, es una empresa británica pequeña en el sector de hidrocarburos que sí cotiza en bolsa. Sus ventas, comparadas con las de petroleras medianas son "muy pocas". De acuerdo con el investigador Omar Escamilla el año pasado reportó ventas por 1.2 mil millones de dólares, cuando el promedio de ventas de las petroleras medianas ronda los 60 mil millones de dólares.

Su experiencia petrolera

Para Omar Escamilla estas empresas no tienen experiencia en extracción y producción de hidrocarburos.

De Talos solo se sabe de los trabajos que realiza en el Golfo de México, Premier se conoce que tiene poca actividad por el nivel de sus ventas y de Sierra esta será la primera vez que se involucre en la exploración, extracción y producción de hidrocarburos.

La mente que dirige Sierra Oil & Gas tampoco es mexicano

Ivan Sandrea, es el director general de Sierra Oil & Gas, la empresa que lidera el consorcio conformado por Talos Energy y Premier Oil para explorar dos campos petroleros adjudicados en la Ronda Uno y que están ubicados en las cuencas marinas del Golfo de México.

El directivo nació Venezuela, el país que tiene las reservas de hidrocarburos más grandes del mundo, está por encima de Arabia Saudita, Canadá, Irán, Irak, Kuwait y los Emiratos Árabes.

Sandrea llegó a México para dirigir Sierra Oil & Gas con una visión global de la industria, ocupó la vicepresidencia de estrategia y desarrollo de negocios en Statoil. También tuvo a su cargo la vicepresidencia comercial de British Petroleum (BP) en Venezuela, Noruega y Egipto y representó a la Organización de Países Exportadores de Petróleo en el Grupo de Expertos de la Comisión Económica Para Europa sobre la Clasificación de Recursos de la ONU en Ginebra.

Desde Statoil Sandra anticipó el reto que representaba para el contexto global el desarrollo de los hidrocarburos tipo Shale o de lutitas en Estados Unidos.

En Citigroup y Merril Lynch, Sandrea ocupó posiciones como asesor en el área de la industria petrolera.

Fue nombrado fiduciario de la Fundación de Investigación de Política Energética en Washington.

El directivo dirigirá las operaciones de Sierra con la visión de la industria a nivel internacional.