Banco de Inglaterra advierte de riesgos por aceptar el 'Brexit'

Prevé desaceleración y mayor inflación.
Artículos de la campaña por dejar la Unión Europea.
Artículos de la campaña por dejar la Unión Europea. (Neil Hall | Reuters)

Editor de economía

Gran Bretaña corre el riesgo de tener una libra esterlina débil, precios más altos y un menor crecimiento si se vota a favor de salir de la Unión Europea, de acuerdo con el principal funcionario económico del país.

Mark Carney, gobernador del Banco de Inglaterra, estableció en una carta que envió a los ministros del Parlamento la probable consecuencia de una fuerte caída en el valor de la libra esterlina después de abandonar la Unión Europea. El único escenario que describe como posible lleva a un "camino más bajo para el crecimiento y un camino más alto para la inflación".

Carney insiste en que el Banco de Inglaterra tiene la obligación de hablar sobre el Brexit, pero su última intervención va a enfurecer a los partidarios de vote leave (votar por salir), quienes ya lo acusaron de actuar "por debajo de la dignidad del Banco de Inglaterra".

En una carta que escribió a finales de marzo a Andrew Tyrie, el presidente conservador de la Comisión Especial del Tesoro de los ministros del Parlamento, Carney estableció el punto de vista del Banco de Inglaterra sobre los efectos de una caída de 10 por ciento del valor de la libra.

El valor de la libra tuvo una caída más fuerte que la que muestra esta cifra frente a los principales socios comerciales de Reino Unido entre diciembre de 2015 y principios de este mes, antes de presentar una recuperación en respuesta a que en los mercados hay una mayor seguridad de que Gran Bretaña votará por permanecer en la Unión Europea.

El análisis del Banco de Inglaterra es que si se presenta una caída de 10 por ciento en el valor de la libra esterlina sin una razón subyacente, los precios se elevarán 2.75 por ciento en los próximos cuatro años, lo que elevará la tasa de inflación anual cerca de 0.75 por ciento al año. También aumentará el crecimiento al disminuir el precio internacional de las exportaciones de Reino Unido y alentará a las empresas y los hogares a comprar en Gran Bretaña en lugar de gastar en importaciones más caras.

Sin embargo, Carney agregó que estas reglas generales no aplican en caso del Brexit, porque "si el aumento de la incertidumbre es una causa subyacente clave de esta depreciación, se puede afectar la demanda agregada".

"Una mayor incertidumbre puede llevar a que las empresas aplacen algunos proyectos de inversión y que los hogares difieran parte del gasto", señaló.

Mientras que la debilidad económica y la pérdida de empleos pueden eliminar parte de la presión del impacto inflacionario de una libra más baja, el efecto final dependerá del equilibrio del efecto directo de la libra esterlina sobre los precios, la demanda y la oferta.

"Hay escenarios posibles donde los efectos combinados del movimiento del tipo de cambio y sus efectos sobre la demanda agregada, oferta agregada y tipo de cambio lleven a un camino más bajo para el crecimiento y un camino más alto para la inflación", dijo Carney sin mencionar ninguno de los escenarios que le dan resultados más favorables.

Incluso los economistas que apoyan el Brexit comparten la opinión del gobernador de que votar por una salida tendrá como resultado lo que Gerard Lyons, asesor económico de Boris Johnson, describió como un "shock" para la economía.

La OCDE pronosticó ayer que el golpe para la economía podría elevar el desempleo alrededor de 1.5 por ciento para 2020.