Riesgos amenazan con frenar crecimiento en África subsahariana

El Fondo Monetario Internacional advierte que el ébola y el extremismo islámico afectarán la producción en esos países.
El Fondo Monetario Internacional ajustó su estimación sobre la expansión de la economía mexicana
(Especial )

Lagos

Una serie de riesgos “cada vez más poderosos” están amenazando el crecimiento de África subsahariana, incluyendo el brote de ébola en África occidental, el extremismo islámico en algunos países y el creciente desequilibrio fiscal en otros, advirtió el lunes el Fondo Monetario Internacional.

El fondo todavía espera un “crecimiento sólido” en la mayoría de las economías, con un promedio de 5% a lo largo de África subsahariana en 2014 y aumentando al 5.75% el próximo año. La expansión será impulsada por la inversión en infraestructura, la fuerte producción agrícola y un dinámico sector de servicios, incluso si los menores precios del petróleo afectan a los grandes productores, dijo en su panorama económico regional semestral.

Sin embargo, el FMI advirtió que el panorama positivo general es ensombrecido por la difícil situación en Guinea, Liberia y Sierra Leona, debido al brote de ébola. El comercio, el turismo y la confianza de inversión podrían resultar “severamente afectados” si la enfermedad se propaga a otros países africanos, dijeron.

La inseguridad asociada con el extremismo islamista en el norte de Nigeria, Mali y la costa de Kenia, al igual que los conflictos en Sudán del Sur y en la República Centroafricana también están creando un entorno económico negativo, dijo el reporte.

En Sudáfrica —la segunda economía más grande del continente— el crecimiento se frenó por los cuellos de botella de la electricidad, las difíciles relaciones laborales y la baja confianza empresarial, dijo el FMI.

Los países más pobres probablemente tengan los crecimientos más rápidos en 2014-2015, con un promedio de más de 8% en Chad, Costa de Marfil, República Democrática del Congo y Mozambique.

El informe también se mostró optimista con Nigeria, en donde la participación del sector de servicios en la economía, la más grande de África, casi se duplicó cuando se ajustaron las cuentas nacionales a principios de este año.

Economistas en Nigeria, el principal productor de petróleo en África, empiezan a preocuparse por la caída sostenida en los precios mundiales del crudo. Una marcada desaceleración de China —el socio comercial más grande del continente— y otros mercados emergentes también podrían debilitar las exportaciones de materias primas de África, dijo el FMI.