Revolución del esquisto en EU tira la compra de crudo de la OPEP

La fractura hidráulica ha impulsado la producción doméstica estadunidense a cerca de 9 millones de barriles diarios.
La producción del hidrocarburo en Medio Oriente.
La producción del hidrocarburo en Medio Oriente. (Esam Oramal Fetori/Reuters)

Londres

Las importaciones estadunidenses de petróleo crudo provenientes de los países de la OPEP están en su nivel más bajo en casi 30 años, lo que subraya el impacto que tiene la revolución del esquisto en los flujos de comercio global.

La menor dependencia de las importaciones procedentes del cártel, que produce una tercera parte del crudo mundial, se da en medio de los avances en la fractura hidráulica que ha impulsado la producción doméstica estadunidense a cerca de 9 millones de barriles diarios, el nivel más alto desde mediados de la década de los 80.

En agosto, la participación de la OPEP en las importaciones estadunidenses de crudo cayó 40 por ciento —equivalente 2.9 millones de barriles diarios—, el nivel más bajo desde mayo de 1985, de acuerdo con el análisis que realizó Financial Times con los datos del Departamento de Energía de EU. En su punto más alto, en 1976, representaba alrededor de 88 por ciento. La caída en el apetito de EU por el petróleo extranjero, junto con una demanda creciente en Oriente, ha significado que los productores de Medio Oriente, el oeste de África y América Latina le vendan a Asia. Pero EU todavía es el segundo importador neto de petróleo más grande del mundo, después de China.

El impacto del auge del esquisto en los miembros de la OPEP ha sido variado, los países africanos, como Argelia y Libia, han sido los más afectados, mientras que Arabia Saudita y Venezuela se han mantenido lo suficientemente fuertes. “Ha sido África el que ha sido golpeado de manera más severa”, dijo Paul Horsnell, analista de Standard Chartered.

Nigeria, que produce un crudo de calidad similar al de Dakota del Norte, ha sido la mayor víctima del esquisto estadunidense. En julio los barriles dejaron de fluir completamente, después de haber alcanzado en 1979 el punto más alto, de 1.37 millones de barriles diarios.

Las importaciones de agosto procedentes de Arabia Saudita —el productor más grande de la OPEP— se situaron tan solo 12 por ciento por debajo del total, con 894 mil barriles diarios. Los analistas dicen que desde entonces las importaciones de crudo pesado han aumentado. En su nivel más alto, la nación del golfo representaba un tercio de las importaciones totales de Estados Unidos.

Las importaciones de Kuwait e Irak se han acelerado, mientras que las de Emiratos Árabes Unidos y Qatar han estado en niveles nominales durante décadas. Las importaciones procedentes de Irán están prohibidas por las sanciones impuestas.

Algunos analistas dicen que el auge del esquisto amenaza el dominio que Arabia Saudita y otros productores del Medio Oriente disfrutaron durante gran parte del siglo pasado. Pero Bassam Fattouh, director del Instituto Oxford de Estudios de la Energía, dijo que la OPEP mantenía una gran influencia en los mercados globales. “Es difícil concebir cómo un productor de alto costo puede sacar del mercado a un productor de bajo costo”, dijo en un artículo.

40%

Caída en venta  de crudo de la OPEP hacia EU en agosto