Retos de negocio para familias ricas en mercados emergentes

Oficinas especializadas en inversiones y abogados fiscalistas en EU han encontrado un nicho millonario en América Latina y Asia.
Los especialistas destacan que en Asia la riqueza es reciente, por lo que aún hay muchos millonarios de primera generación.
Los especialistas destacan que en Asia la riqueza es reciente, por lo que aún hay muchos millonarios de primera generación. (Shutterstock)

Las principales firmas controladas por familias en América Latina y el Caribe pasan por un periodo de transición, dice Steven Cantor, socio ejecutivo de Cantor & Webb, un despacho jurídico de Miami.

“Este paso a la transparencia fiscal, con la persecución de ahorros fiscales no reportados en cuentas de bancos suizos, con el Fatca (Ley de Cumplimiento Fiscal de Cuentas Extranjeras de EU), y con los estándares comunes de reportes, constituyen días de gloria para los abogados fiscalistas en Estados Unidos”, celebra Webb.

Cada vez más familias ricas de economías en desarrollo se dan cuenta de que la complejidad de sus asuntos financieros requiere cierto nivel de “planeación a la medida”, asegura. “No se trata de generar un documento fiduciario a partir de un machote que sacaron del escritorio”.

Los single family office (SFO, firma privada que maneja las inversiones para una sola familia) han proliferado en América Latina los últimos 25 años a la vez que grupos familiares muy ricos venden parte de sus negocios y, siguiendo con el ejemplo de estructuras corporativas de EU y Europa, montan sus propias operaciones de inversión, apunta Gerard Aquilina, un consejero independiente de una SFO y ex ejecutivo de varios bancos globales.

Pero desde hace poco, las multi-family offices “se han multiplicado en toda la región en la medida en que ex banqueros privados y gestores de activos dejan enfadados sus anteriores instituciones”, enfatiza Aquilina. Lo siguiente es montar firmas “de control” que ofrecen asesoría a familias ricas.

Muchos bancos latinoamericanos no tienen la práctica de proveer planeación para la sucesión, reportes contables, servicios personales y a la medida o de inversión de capital privado que requieren dichas familias, menciona el experto. Sin embargo, bancos como BTG Pactual o Itaú ya reaccionan a esta ola de negocios potenciales.

Hasta arriba en la lista de deseos de inversión de las familias figura el acceso a oportunidades de capital privado. “De hecho, las SFO verán los jaleos políticos locales y problemas de fraudes, como en Petrobras, como oportunidades excelentes para invertir en activos de los que otros inversionistas se están saliendo”, agrega Aquilina.

Los nuevos ricos del viejo oriente

El deseo de invertir en firmas no bursatilizadas es tan común en Asia como en América Latina.

“Las family offices en Asia están montando equipos de inversionistas confiables y dedicados. A ellos les interesa más el capital privado que las firmas que cotizan en los mercados financieros”, añade Michael Benz, jefe global de banca privada del banco Standard Chartered.

“Se puede ver esta tendencia desde hace dos o tres años al tiempo en que cada vez es más difícil obtener un rendimiento decente en mercados financieros en un ambiente de bajas tasas de interés”.

“Recientemente vemos más interés por inversiones en Europa”, advierte Benz. A los inversionistas asiáticos les atraen las economías europeas que van a la zaga de EU, además del atractivo de un euro barato.

“Pero el sugerir que las family office asiáticas le dan la espalda a sus mercados locales debido a los temores de una implosión en China sería de corta vista. Es evidente que China crece más lento, pero no hay muchos en Asia que crean que se vaya a detener”, añade.

La mayor parte de los clientes familiares de Asia de StanCharts son inversionistas sofisticados con experiencia a la hora de diversificarse internacionalmente y mantener propiedades no solo en Reino Unido sino en EU y Australia. Pero van a la zaga en cuanto a planeación patrimonial, afirma Benz.

“Mucha de la riqueza en los países emergentes se crea por emprendedores y compañías en su apogeo que siguen en manos de la primera generación. El mayor paso es que vaya de la primera a la segunda”.

Disputas fraticidas

Muchos de los negocios familiares más exitosos llevan las cicatrices de peleas internas derivadas de una ausencia de buena gobernanza o pleitos disruptivos por desencuentros generacionales, revela Bernard Rennell, director global de gobernanza familiar y sucesión de firmas familiares de HSBC Private Bank.

“Si bien los líderes de familias asiáticas piensan en sus negocios e inversiones de manera estratégica, a la hora de transferir la riqueza de una generación a la siguiente, el mismo compromiso de tiempo y esfuerzo en la planeación a menudo se ausenta”, afirma al señalar el dicho chino de la riqueza no dura tres generaciones.

Dividir los activos entre hermanos a la muerte del patriarca o matriarca casi nunca tiene sentido, apunta Rennell. “Es básico enfocarse en cómo las familias toman esta decisión en grupo luego de que el miembro con el control ya no está”.

Las family office asiáticas tienen retos diferentes a las de EU y Europa, distingue Bernard Fung, líder de servicios a las SFO de Asia y Pacífico para Credit Suisse.

“La riqueza asiática aquí es más nueva, cercana al negocio original, tanto así que el jerarca familiar o del negocio es a menudo la misma persona”, agrega.

Una generación de potentados asiáticos viejos que se resisten a soltar el timón impiden que familiares más jóvenes ganen experiencia en sus negocios o inversiones, advierte Fung. Esto resulta en estrategias de inversión con una línea de tiempo apropiada para los fundadores, pero no para sus hijos.

Fallas

Muchos bancos latinoamericanos no tienen la práctica de proveer planeación para la sucesión y reportes contables.

Boom

Las firmas de asesoría a empresas familiares millonarias han proliferado en América Latina los últimos 25 años.

Riesgo

Uno de los mayores retos para estas empresas y fortunas es el proceso de sucesión cuando muere el patriarca.