Resistencia de mercados y talleres a nuevo estatus fiscal

Organizaciones civiles califican como bueno el antiguo Repeco, pues se aportaba de acuerdo con las posibilidades de cada uno.
Mercado Pino Suárez, de Villahermosa, Tabasco.
Mercado Pino Suárez, de Villahermosa, Tabasco. (Especial)

México

A unos días de que tengan que presentar la primera declaración de ingresos y gastos bajo el régimen de incorporación fiscal (RIF), comerciantes de mercados públicos, talleres, negocios familiares, comuneros y ejidatarios pidieron al Congreso de la Unión y al Servicio de Administración Tributaria dar marcha atrás.

En entrevista, la lideresa del programa del RIF en el SAT, Patricia Delgado, admitió que han enfrentado resistencia, sobre todo de los locatarios de mercados públicos debido a que desconocen en qué consiste.

Incluso comentó que en el mercado Pino Suárez, de Villahermosa, Tabasco, los comerciantes se resistían a aceptar el RIF, pero al sostener pláticas con ellos y darles a conocer todos los beneficios, terminaron por verlo con buenos ojos.

Destacó que a petición de los mismos locatarios, el SAT instaló un módulo de orientación e información del RIF para apoyarlos en todos los trámites que se necesitan para cumplir con sus nuevas obligaciones.

Antes, la demanda era regresar al régimen de pequeños contribuyentes (Repeco)— que desapareció con la reforma fiscal para dar lugar al RIF, creado con el objetivo de combatir la informalidad—, pero ahora piden un régimen de contribuyentes menores.

A través de la Coordinadora Nacional de la Defensa de la Economía Social, solicitaron se respete la legalidad de sus derechos bajo el principio de equidad.

Joaquín Vela, dirigente de la organización, auguró que el RIF fracasará porque parte de la premisa falsa de que en 10 años los pequeños negocios crecerán; cuando se trata de locales de mercados que pasan de generación en generación.

Contabilidad electrónica

Aunque todavía no hay reglas para que las empresas entreguen a partir de julio su contabilidad de manera electrónica al órgano recaudador de impuestos, hay preocupación por la inseguridad jurídica de esta nueva medida, advirtió la firma Bettinger Asesores.

En entrevista con el socio director, Herbert Bettinger, dijo que por esa razón desde enero hubo contribuyentes que se ampararon contra la disposición, pese a que aún no entra en vigor; incluso comentó que algunos de estos recursos ya se ganaron en primera instancia, es decir, en tribunales de distrito, y que existe una segunda oportunidad el próximo mes para los que no lo hicieron.

No se sabe quién se hará responsable de esa información ni quién tendrá acceso a ella. "Se pueden tener reglas, pero se pueden violar", advirtió el fiscalista.

Se necesita conocer el contenido de las normas para ver si son seguras y si no pone en una situación de vulnerabilidad a las empresas.

En lo anterior coincidió Arturo Carbajal, presidente del comité de estudios fiscales del Instituto Mexicano de Ejecutivos de Finanzas; "preocupa que ya estamos acercándonos a la fecha prevista en la reforma fiscal y no hay reglas", afirmó.