Reporte de Ginebra advierte sobre potencial crisis económica mundial

La proporción de la deuda pública y privada en relación al PIB de varios países sigue creciendo, de acuerdo con expertos bancarios.
La portada del estudio.
La portada del estudio. (Especial)

Una “combinación venenosa” de un nivel récord de deuda y la desaceleración del crecimiento sugieren que la economía mundial podría estar encaminándose a otra crisis, advirtió el lunes 29 de septiembre un informe contundente.

El decimosexto informe anual Geneva Report, comisionado por el International Centre for Monetary and Banking Studies y escrito por un panel de economistas de alto nivel que incluye a tres ex directores de bancos centrales, predice que las tasas de interés en todo el mundo deberán permanecer bajas durante “mucho, mucho tiempo” para permitir a los hogares, las empresas y los gobiernos cumplir con sus deudas y evitar otro desplome.

La advertencia, previa a la reunión anual de la próxima semana del Fondo Monetario Internacional en Washington, llega en medio de la creciente preocupación de que la debilidad de la recuperación mundial coincide con la posibilidad de que la Reserva Federal de Estados Unidos comience a aumentar la tasa de interés dentro de un año.

Una de las principales contribuciones del Geneva Report es documentar el continuo aumento de la deuda en las economías tanto avanzadas como emergentes en un momento en el que la mayoría habla de cómo la economía global empieza a desapalancarse, el proceso de reducir el peso de las deudas.

Aunque el peso de la deuda del sector financiero ha caído, particularmente en Estados Unidos, y las deudas domésticas han dejado de crecer en proporción al ingreso en las economías avanzadas, el informe documenta el rápido aumento de la deuda del sector público en países ricos y de la deuda privada en mercados emergentes, especialmente en China.

El informe advirtió de una “combinación venenosa de deuda global alta, y en aumento, y de un lento PIB nominal, impulsados por una desaceleración del crecimiento real y una caída de la inflación”.

El peso total de la deuda mundial —pública y privada— ha aumentado de 160% del ingreso nacional en 2001 a casi 200% después de que estallara la crisis en 2009, y a 215% en 2013.

“Contrario a la creencia general, el mundo todavía no ha empezado a desapalancarse y la relación deuda global/PIB se mantiene creciendo, alcanzando nuevos máximos”, dice el texto.

Luigi Buttiglione, uno de los autores del reporte y director de estrategia global del fondo de cobertura Brevan Howard, dijo: “Durante mi carrera he visto muchas de las que llaman economías milagro —Italia en la década de los 60, Japón y los Tigres Asiáticos, Irlanda, España y ahora tal vez China— y todas ellas han terminado después de acumular su deuda”.