Renuncia presidente de Takata por bolsas de aire

El fabricante de los dispositivos para vehículos, protagonista de una requisición global de revisión, hizo cambios en su gerencia y anunció recortes en el pago a ejecutivos, en tanto enfrenta las ...
Los productos de la compañía incluyen sillas para niños.
Los productos de la compañía incluyen sillas para niños. (Shizou Kambayashi/AP)

Tokio

El presidente de la firma nipona Takada, Stefan Stocker, renunció ayer y su director general, Shigehisa Takada, asumió ese puesto. En un comunicado, el grupo dijo que la unificación en su liderazgo acelerará la toma de decisiones y dará firmeza a su respuesta en la requisición global para revisar más de 20 millones de vehículos con bolsas de aire de Takata.

Takada, el nieto del fundador de la empresa, tendrá un recorte de 50 por ciento en su paga por cuatro meses de diciembre a marzo. Otros ejecutivos, incluyendo a Stocker, que seguirá en el consejo de administración, tendrán recortes de entre 20 y 30 por ciento.

Takata, el segundo fabricante de bolsas de aire más grande del mundo, estuvo en el ojo del huracán luego de resistir las demandas de las autoridades de seguridad vehicular de Estados Unidos que pedían una requisición a escala nacional para revisar automóviles y reemplazar las bolsas de aire del lado del conductor. Takata dijo que tal acción aceleraría la escasez de partes de reemplazo.

La compañía contraatacó para contener los daños con la publicación de anuncios a página completa en siete diarios de Estados Unidos y Europa a principios de mes, en los que prometió incrementar su capacidad de producción en apoyo a los fabricantes de autos que amplíen sus requisiciones para revisión. “Reconocemos que se debe hacer más ahora”, dijo la empresa en sus anuncios.

Más de 20 millones de automóviles de 10 fabricantes, incluyendo a Honda, Toyota y General Motors han sido llamados a revisión desde 2008 para reparar las bolsas de aire cuyos mecanismos de inflado pueden desplegarse con demasiada fuerza, disparando esquirlas en los rostros de los conductores. Las investigaciones han relacionado este defecto con la muerte de al menos cinco personas, sobre todo en EU. La empresa admite que ha encontrado fallas en las bolsas de aire de al menos 60 por ciento de los vehículos llamados a revisión a la fecha.

Stocker, un ciudadano suizo que lideró la unidad japonesa de Bosch antes de llegar a Takata, se convirtió en el primer extranjero en ser nombrado presidente de la empresa en junio del año pasado. Takata dijo que la decisión de dejar la presidencia del grupo fue del mismo Stocker.

Takada, el CEO callado y discreto de Takata, no ha salido al público a pesar de que la crisis de las revisiones se aceleró este año. En una rara entrevista al Nikkei, el diario de negocios más importante de Japón, Takada dijo que la empresa ha tenido dificultades para presentar sus intenciones a las autoridades y al público de EU.

Takata reservó 395 millones de dólares de su año fiscal (a marzo) para lidiar con las crecientes llamadas a revisión y espera una pérdida anual de más de 200 millones. Los analistas creen que las pérdidas aumentarán pero Takada dijo en la entrevista que la empresa tiene suficientes fondos para enfrentar la situación.