Renault-Nissan-Mitsubishi, cerca de convertirse en grupo

Apuesta por los vehículos de autoconducción.
Venta récord. El grupo colocó  más de 5 millones de coches solo en el primer trimestre.
El presidente de la alianza señaló: “Nuestra escala nos permite invertir en todo el espectro de tecnología eléctrica autónoma, conectada y compartida”. (Cortesía)

Londres y Tokio

Renault, Nissan y Mitsubishi están más cerca de convertirse en una empresa para invertir en vehículos eléctricos y sin conductor en una expansión de sus apuestas en la tecnología que va a definir la industria en las próximas décadas.

La alianza producirá 12 coches totalmente eléctricos, duplicará sus sinergias y lanzará una flota de taxis de autoconducción en 2022, con lo que se proyecta un aumento de 33 por ciento de ventas a 14 millones anuales.

La estructura de capital del grupo, en la que Renault y Nissan poseen acciones una de otra, y Nissan tiene una participación en Mitsubishi, se mantendrá sin cambio.

“Nuestra regla es compartir y no duplicar”, dijo Carlos Ghosn, director ejecutivo y presidente de la alianza. El plan impulsará el crecimiento y la rentabilidad de los miembros. “Tenemos la intención de lograr un crecimiento de las sinergias con tres empresas autónomas que cooperan con la eficiencia de una”, dijo. “La alianza creció y funcionó con dos miembros desde 1999. Con Alliance 2022 vamos a demostrar que vamos a crecer y funcionar con tres empresas o más”.

El grupo es la automotriz más grande del mundo, con ventas de más de 5 millones 260 mil unidades en los primeros seis meses del año. Espera vender 10.5 millones de coches este año y aumentar a 14 millones en 2022, mientras que los ingresos de las empresas combinadas se espera que alcancen 240 mil millones de dólares (mdd) en comparación con 180 mil mdd el año pasado.

Renault y Nissan combinaron fuerzas en la alianza que se formó en 1999, compartieron las funciones de compras y administrativas y la fabricación de vehículos rivales en las mismas plantas. Mitsubishi se unió el año pasado después de que Nissan tomó una participación de 34 por ciento, y Daimler tiene una pequeña porción.

Ghosn dijo que está abierto a nuevos miembros, ya sean automotrices o grupos de tecnología. Las automotrices ya tienen alianzas de software con compañías de tecnología, entre ellas Microsoft, Mobileye, la francesa Transdev y DeNA, que hace pruebas de autobuses de autoconducción en la zona rural de Japón.

El presidente de la alianza señaló: “Nuestra escala nos permite invertir en todo el espectro de tecnología eléctrica autónoma, conectada y compartida”.