Reino Unido va a la caza de facilitadores de delitos financieros

El "lavado" depende, en gran medida, de las habilidades profesionales de abogados, contadores y formadores de empresas.
James Ibori, ex gobernador del estado nigeriano de Delta, fue sentenciado por blanqueo en Londres.
James Ibori, ex gobernador del estado nigeriano de Delta, fue sentenciado por blanqueo en Londres. (AFP)

Cuando la ley finalmente atrapó a uno de los hombres más ricos de Nigeria, los titulares gritaron sobre su extravagante estilo de vida, que incluía costosas propiedades en Londres una flota de coches de lujo y gastos de cerca de un millón de libras en su exclusiva tarjeta de crédito.

James Ibori, ex gobernador de Delta, estado rico en petróleo de Nigeria, se declaró culpable de fraude y lavado de dinero con valor de al menos 50 millones de libras. El juicio, hace tres años, involucró al menos 200 millones de libras y un juez lo calificó de “delito financiero a una escala exorbitante”. Condenaron a 13 años de prisión a Ibori.

El primer ministro  David Cameron citó el caso de Ibori, la semana pasada en Singapur, cuando prometió en un discurso una ofensiva contra los delincuentes extranjeros que lavan dinero robado a través de Londres.

Pero se requería de más personas, además de Ibori, un ex cajero de la tienda de hágalo usted mismo Wickes, para realizar los delitos. Detrás de él se encontraban una serie de intermediarios que realizó un papel vital.

Organizaciones no gubernamentales, como Global Witness y Transparencia Internacional, así como agentes del orden, sonaron la alarma sobre cómo el mercado inmobiliario de Gran Bretaña se convirtió en un imán para los corruptos del mundo. Keith Bristow, director de la Agencia Nacional contra el Crimen de Reino Unido (NCA), este año calificó al lavado de dinero como “una amenaza estratégica para la economía de Reino Unido”.

A medida que crecen las advertencias, la NCA, junto con organismos profesionales, como la Autoridad Reguladora de Abogados (SRA) y el gobierno de Reino Unido, se comprometieron a realizar una ofensiva contra los “facilitadores profesionales” de los delitos financieros. “El lavado de dinero aún depende en gran medida del acceso a las habilidades profesionales de, entre otros, abogados, agentes inmobiliarios, contadores y agentes de formación de empresas”, dijo la NCA. “Si bien la gran mayoría de los profesionales son totalmente honestos, hay algunos que son descuidados y otros que participan conscientemente en un delito”.

Por ejemplo, en el caso de Ibori, el abogado con sede en Reino Unido Bhadresh Gohil, un socio de un bufete de abogados en St James, Londres, recibió una sentencia de 10 años por ayudar a Ibori a utilizar una cuenta de cliente como “una cuenta de un banco privado”. El ex banquero y graduado de Harvard Ellias Preko recibió una sentencia de cuatro años y medio por administrar una cuenta de fideicomiso en Guernsey para Ibori.

Las sumas y números de personas que participan son difíciles de determinar. Las estimaciones sugieren que se lavan cientos de miles de millones de libras a través de los bancos británicos y sus subsidiarias cada año.

El sector inmobiliario es particularmente vulnerable cuando las propiedades se adquieren por medio de complejas estructuras de empresas en el extranjero. Las jurisdicciones en el extranjero normalmente no dan a conocer el nombre de los directores de las empresas, y cuando lo hacen regularmente son nominados.

Un análisis de Financial Times sobre los datos del registro de propiedad estima que al menos 122 mil mdl de propiedades en Reino Unido se adquirieron con ese tipo de estructuras. El valor total probablemente sea considerablemente más alto, pero es difícil determinarlo, ya que algunas transacciones del registro de propiedad no estipulan el precio de compra.

A pesar de la participación de varios profesionales sujetos a las regulaciones contra el lavado, los acuerdos sospechosos logran pasar. Speechly Birchman —ahora Charles Russell Speechly— actuó como un abogado de transferencia en la compra de una mansión de 10 mdl en el norte de Londres en 2009 que realizó Saadi Gaddafi, uno de los hijos del ex líder libio Muammar Gaddafi. El Estado de Libia, en marzo de 2012, la pudo recuperar a través de un litigio civil.

Como empleado del Estado, con un salario equivalente a casi 32 mil libras, Gaddafi no habría podido comprar la casa, declaró el gobierno libio durante el caso. La firma de abogados se negó a comentar sobre el caso, pero dijo que toma la gestión de riesgos, incluido el antilavado de dinero, “de manera muy seria” y tiene un equipo que se dedica a la debida diligencia.

Los agentes inmobiliarios, los bancos, abogados y otras entidades reguladas tienen la obligación por ley de presentar informes de las llamadas actividades sospechosas a la NCA si se dan cuenta de una transacción sospechosa. En 2013-2014 se presentaron alrededor de 354 mil 186 casos de ese tipo, la gran mayoría de los banco. Pero los agentes inmobiliarios solo presentaron 179, un decremento de 17 por ciento respecto al año anterior. El número de informes de actividad sospechosa que presentaron los abogados también cayó significativamente en los últimos años, de más de 11 mil en 2006-2007 a solo poco más de 3 mil 300 en 2013-2014.

La SRA empezó a revisar alrededor de 375 bufetes de abogados el año pasado para evaluar si cumplen con los requisitos contra el lavado. Para diciembre, su investigador de mayor nivel, Steve Wilmott, advirtió que Reino Unido enfrenta una “tormenta perfecta” en el tema del blanqueo.

Paul Philip, director de la SRA, minimizó la magnitud del problema en una entrevista con Financial Times. “Hay uno o dos ejemplos de los que tengo que decir que encontramos prácticas que pensaríamos fueron por debajo de lo óptimo, si puedo llamarlo así”.

Mientras el sector jurídico está bajo escrutinio, otras áreas ven poca supervisión.

Los defraudadores pueden registrar una empresa británica en 24 horas por 15 libras a través del Registro Mercantil Británico y su servicio de registro en línea. Se crearon más de medio millón de empresas en Reino Unido durante el pasado ejercicio fiscal y alrededor de un tercio se incorporó a través del servicio en línea, que no realizan ninguna debida diligencia y no están sujetas a las regulaciones contra el lavado.

También se criticó a los bancos por los lapsos de blanqueo de dinero. Una revisión en 2014 en bancos pequeños que realizó la Autoridad de Conducta Financiera de Reino Unido encontró “deficiencias importantes y generalizadas”.

También se critica a los contadores. Alrededor de 8 por ciento de los que visitaron los organismos de supervisión no cumplió con las regulaciones contra el lavado en 2013-2014, de acuerdo con un informe del gobierno.

En tanto, Cameron prometió aumentar la transparencia para evitar que funcionarios corruptos utilicen empresas constituidas y a la venta para invertir en propiedades en Londres. Pero el primer ministro aún tiene que tomar lo que los expertos dicen sería una de las medidas más efectivas: obligar a que se den los nombres de los dueños reales de las compañías que poseen propiedades al registro de propiedad.

13

Años de prisión a los que fue condenado James Ibori, ex gobernador del estado nigeriano de Delta, por fraude y lavado en Reino Unido

10 mdl

Costo de la propiedad que compró Saadi Gaddafi, hijo  de Muammar Gaddafi en Londres; fue confiscada y Libia la recuperó

375

Bufetes que fueron examinados por la autoridad regulatoria de abogados para verificar prácticas antilavado