“Reglas de origen retrasan el TPP”

Hay mucho trabajo por hacer también en acceso a mercados, por lo que las próximas semanas serán definitivas, pues Japón dará a conocer sus propuestas.
Francisco de Rosenzweig, subsecretario de Comercio Exterior.
Francisco de Rosenzweig, subsecretario de Comercio Exterior. (Javier García)

México

Las negociaciones de las reglas de origen de productos manufactureros y agrícolas, así como el acceso al mercado, son temas que concentran los esfuerzos más importantes de cara a la conclusión del Acuerdo de Asociación Transpacífico (TPP, por su sigla en inglés), indicó Francisco de Rosenzweig, subsecretario de Comercio Exterior de la Secretaría de Economía.

“Hay mucho trabajo por hacer en reglas de origen y acceso a los mercados, que son los temas donde todavía tenemos un proceso consultivo por realizar y profundizar con los sectores productivos y con el resto de las economías que participan en el TPP”, afirmó el funcionario.

En entrevista con MILENIO, dijo que las próximas semanas serán definitivas para avanzar en esos aspectos, puesto que Japón dará a conocer su ofensiva en ambos renglones, por lo que México espera que impulse el Acuerdo de Asociación Económica firmado entre ambos países en 2005.

¿Qué pasa en el tema de las reglas de origen?

Tenemos casi 60 por ciento de las reglas acordadas, pero el tema ahí es que nosotros buscamos privilegiar los insumos de la región, es decir, que las reglas del Tratado de Libre Comercio de América del Norte sean las que prevalezcan; hay que recordar que nosotros tenemos una integración amplia con Estados Unidos y Canadá, por cada dólar que exportamos tenemos 40 por ciento de Norteamérica de valor agregado, por eso estamos buscando extender las reglas del TLCAN a la membresía del TPP.

“Es un proceso que todavía lleva sus tiempos, creo que hay 12 países, cada uno con su visión o que no necesariamente comparte, que buscan sus intereses nacionales”.

¿Reglas de origen de qué sectores?

Tenemos reglas de origen pendientes en la parte de manufacturas y particularmente en productos de la industria agropecuaria.

¿En el caso de acceso a mercados, cuáles son las complicaciones?

Tenemos una oferta avanzada ya muy comentada con los sectores productivos; sin embargo, existe todavía la necesidad de esperar el planteamiento que haga Japón para buscar zonas de aterrizaje y llegar a acuerdos.

“Ahí tenemos un porcentaje de avance alto, pero la última parte de estas negociaciones suele ser compleja y, sin duda, para nosotros es indispensable que Japón tenga ofertas. Esa fue la razón por la que México apoyó desde un inicio la incorporación de  Japón al TPP para negociar preferencias que parten del Acuerdo de Asociación Económica”.

¿Estos temas retrasaron la conclusión de las negociaciones que se preveía para este primer trimestre?

La incorporación de Japón ha permitido en varios frentes y diferentes disciplinas avanzar de manera esperada; sin embargo, en la parte de acceso a mercados ha habido una situación donde existe un marco de negociación entre Estados Unidos y Japón, y en la medida en que estas dos potencias avancen en sus negociaciones habrá una mayor apertura por parte de ambos a buscar o encontrar zonas de balance con el resto de los otros países.

“Pero se prevé que las negociaciones puedan concluir antes del primer semestre”.

Recientemente se firmó un TLC con Panamá, ¿cuáles serán los beneficios?

Es un acuerdo que nos va a permitir beneficiarnos de una economía que ha crecido en los últimos siete años a un promedio de 9 por ciento anual; México tiene una balanza superavitaria con ese país, exportamos más de mil millones de dólares.

“Una economía con ese crecimiento nos va a permitir, primero, consolidar nuestra preferencia en esa región, pues es preciso recordar que es el país con mayor poder adquisitivo de su región y se tiene interés de que Panamá se sume a la Alianza del Pacífico”.

¿Cuánto podrá crecer el comercio entre ambos países con el tratado?

Creemos que arriba de 12 por ciento anual una vez que se pueda implementar. Ahorita lo que sigue es que los presidentes suscriban el instrumento; se tiene contemplado que sea esta semana, y una vez que entren en vigor y que sea aprobado en los países podrán empezarse a beneficiar los empresarios.

¿Qué sectores se verán beneficiados?

Manufacturas, automotriz, autopartes, productos de aseo personal y agroalimentos. En el caso de Panamá buscará posicionar los servicios, pues con la plataforma de exportación que tiene México es un gran mercado.

“En lo que se refiere a capital, México tiene empresas constructoras, y Panamá ha destacado por una elevada inversión en infraestructura.”