Hay grandes beneficios en dictamen financiero: Contadores Públicos

Anunciaron una estrategia conjunta para promover la realización del Dictamen Financiero en el ámbito empresarial.

Guadalajara

La Reforma Fiscal suprimió a partir de este año la obligación de las empresas de presentar el Dictamen Fiscal, que quedó como una opción para los negocios con ingresos superiores a cien millones de pesos anuales, pero los empresarios pueden seguir auditando sus Estados Financieros como una estrategia que genere valor para las compañías y una mayor seguridad sobre las condiciones de las firmas ante terceros.

En conferencia de prensa, dirigentes regionales y nacionales de los contadores públicos colegiados anunciaron una estrategia conjunta para promover la realización del Dictamen Financiero en el ámbito empresarial, como una medida que genere confianza para hacer negocios con compañías sólidas, con su estructura financiera auditada, además de impulsar la gestión de los contadores como auxiliares fundamentales para fomentar una mayor eficiencia, comportamiento ético y competitividad en las empresas.

Las compañías que buscan cotizar en el Mercado de Valores, las que solicitan créditos y las que quieren ser proveedoras o compradoras de otras firmas, deben presentar sus Estados Financieros auditados, pues esta medida genera una mayor confianza al reflejar la realidad financiera, operativa y administrativa de los negocios.

Dijeron que el proceso de realización y presentación del Dictamen Fiscal se había convertido “en algo muy complicado, que perdió su significado” en las tareas de fiscalización, aunque reconocieron que a lo largo de los años de su vigencia esta medida fomentó la creación de una “conciencia empresarial de auditar los negocios y hacer bien las cosas”, conforme a la normatividad vigente.

Se pronunciaron a favor de que los dictámenes fiscales sean un proceso más sencillo y generalizado, pues existe un enorme sector de empresas con ingresos menores a cien millones de pesos anuales que el SAT no les recibe los resultados auditados en forma opcional.

Durante la reunión participaron los presidentes del Colegio de Contadores Públicos de Guadalajara, Omar Josué Ramírez Torres; del Colegio de Licenciados en Contaduría Pública de Jalisco, Ricardo Velasco Guerrero; del Colegio de Contadores Públicos Universidad de Guadalajara, Rubén Plascencia Arreola; y de la Federación Nacional de la Asociación Mexicana de Colegios de Contadores Públicos, Ignacio Camarena Ávalos, quienes, en intervenciones por separado, subrayaron también la amplia contribución de este sector para optimizar el funcionamiento de los negocios y promover mayores estándares de eficiencia y competitividad de las empresas “y no sólo como un calculador de impuestos”.

Durante la reunión se abordaron también la iniciativa federal para fijar la obligatoriedad de la colegiación y la certificación para el ejercicio de algunas profesiones, como contaduría pública, ingeniería, medicina, arquitectura y derecho, así como la decisión de las instituciones para impulsar en el caso de los contadores públicos la certificación por disciplinas para generar en la sociedad una mayor confianza en los servicios profesionales.

Insistieron en que, ante la gran cantidad de universidades y la diversidad de planes de estudio seguidos, los colegios de profesionistas “juegan un papel muy importante” para promover la actualización y el desarrollo de los egresados, así como para optimizar, modernizar y homologar cuestiones fundamentales de la práctica profesional.