Reforma fiscal pegará a trabajadores: Coparmex

Perderán hasta 50 por ciento de sus ingresos por prestaciones sociales si se anula la deducibilidad, advierte el organismo.
Juan Pablo Castañón alertó sobre los riesgos de aprobar la reforma tal como está.
Juan Pablo Castañón alertó sobre los riesgos de aprobar la reforma tal como está. (René Soto)

México

Si se anula la deducibilidad en las prestaciones sociales, trabajadores de algunas industrias estarán en riesgo de perder hasta 50 por ciento de sus ingresos, estimó Juan Pablo Castañón, presidente de la Confederación Patronal de la República Mexicana (Coparmex).

Previo a la inauguración del Encuentro Empresarial Coparmex 2013, indicó que la propuesta del Ejecutivo, de permitir solo la deducción de 47 por ciento de las prestaciones, afectará a trabajadores del sector maquilador y manufacturero, principalmente.

“Vales de despensa, bonos de productividad, eficiencia, metas y puntualidad, y planes de pensiones complementarios; hay algunas áreas donde los bonos de productividad y todas estas prestaciones significan hasta otro tanto del sueldo que perciben los trabajadores”, enfatizó.

El sector maquilador genera alrededor de 2 millones 300 mil empleos, de acuerdo con el Consejo Nacional de la Industria Maquiladora y Manufacturera de Exportación.

Aunque el presidente de la Coparmex dijo que hay otros sectores empresariales donde solo se otorgar alrededor de 10 por ciento de los ingresos de los colaboradores mediante las prestaciones sociales.

Castañón subrayó que los costos de contratación para las empresas también serán afectados, entre 8 y 30 por ciento, y se perderá competitividad en la economía, lo que terminará promoviendo la informalidad.

“No solamente se incrementan los impuestos, sino que disminuyen las prestaciones, donde se eliminan las maneras de promover la productividad de las empresas, eso necesariamente eleva el costo país e invita a la informalidad”, afirmó.

El presidente de la Coparmex señaló que los argumentos presentado por los empresarios no significan un “amago” hacia las fuerzas política, sino que son parte del análisis de los impactos negativos que han estimado las distintos grupos empresariales.

Opinó que de aprobarse, tal cual fue avalada en la Cámara de Diputados, significará una reforma asistencialista, que va financiar nuevos derechos sin proyectos productivos que la sostengan, lo que provocará que en un par de años se desinfle nuevamente la economía.

Castañón dijo que en varios estados, sobre todo de la franja fronteriza, ya se han realizado paros simbólicos de las empresas, ante el descontento e incertidumbre que está generando la propuesta de reforma fiscal, que esta semana toca aprobar al Senado.

En tanto, en el Distrito Federal el coordinador del PRD en el Senado, Miguel Barbosa, anunció que negocia nuevos impuestos, entre ellos un “IETU a los ricos”, un peso más a los refrescos y elevar de 5 a 8 por ciento el IVA en la comida chatarra.

En entrevista confirmó que no hay unanimidad en su grupo, pero tienen la idea de modificar la minuta para regresarla con cambios en deducibilidad, rechazar la homologación del IVA de 16 por ciento en las fronteras y el gravamen al transporte.

“Estamos planeando todo un capítulo que tenga que ver con transparencia y rendición de cuentas, con efectividad y eficiencia en el ejercicio del gasto”.