Reforma fiscal inhibe el ahorro: Amafore

Tener un amplio plan de infraestructura sin un programa paralelo de financiamiento, una contradicción, asevera su presidente Carlos Noriega.

México

La reforma hacendaria es un retroceso en cuanto a incentivos para que los trabajadores hagan mayores aportaciones a sus cuentas de ahorro para el retiro, advirtió Carlos Noriega Curtis, presidente ejecutivo de la Asociación Mexicana de Administradoras de Fondos de Ahorro para el Retiro (Amafore).

El representante de las 10 administradoras de fondos de ahorro para el retiro (Afore) explicó que la deducibilidad descendió a un límite de 96 mil pesos, lo que significa que la posibilidad que tenían los empleados de deducir sus aportaciones adicionales se encuentra dentro de este total.

“Antes había una deducibilidad de impuestos para incentivar el ahorro, y ésta fue eliminada; por más que mecánicamente se facilite el acceso, si le has quitado la deducibilidad y la información no es muy gradual, sentimos que estamos en una situación menos atractiva”, dijo en entrevista con MILENIO.

Señaló que el gobierno tiene que replantear la nueva ley, debido a que el ahorro no solo se traduce en una mayor pensión para los trabajadores, sino que se trata de un tema macroeconómico, toda vez que las Afore son los intermediarios que invierten a más largo plazo.

Con relación al Plan Nacional de Infraestructura 2014-2018, el cual consiste en una inversión de 7.7 billones de pesos, el presidente ejecutivo de la Amafore cuestionó cómo se financiarán los proyectos del plan, que están pensados a largo plazo.

Desde su perspectiva, el problema es que no es posible que el gobierno tenga una política agresiva de inversión y una contractiva de financiamiento, que se espera concretar en los siguientes cuatro años.

“Las Afore son de todos los intermediarios las que invierten a más largo plazo, las que por vocación deben invertir pensando en décadas y me parece que lo congruente es anunciar un programa de infraestructura de largo plazo y un programa de financiamiento del mismo calado”, recomendó.

En ese sentido, explicó que el vehículo por antonomasia para hacer inversiones de largo plazo es el ahorro de las pensiones, por lo tanto, si se están quitando los beneficios que tienen los trabajadores que aportan de forma voluntaria a su ahorro para el retiro, lo que se sucede es que se está deteniendo el financiamiento.

Asimismo, afirmó que si dentro de la reforma a la Ley del Sistema de Ahorro para el Retiro se hubiera establecido aumentar la aportación voluntaria que cada empleado tiene que hacer de forma obligatoria, el impacto generado en el volumen de recursos para la inversión hubiera sido importante.

“Creemos que al vincular la reforma que se está haciendo al sistema de pensiones mexicano con una serie de frentes que beneficien al trabajador, propiciaría que el círculo se cerrara, dado que el mayor ahorro beneficia al trabajador en su retiro y al país en general, pero para ello se requiere un verdadero impulso al ahorro voluntario”, dijo.

Especialistas han resaltado la importancia de que al menos se dupliquen las aportaciones que son de carácter obligatorio a la cuenta de ahorro para el retiro de cada persona, pues ahora es el equivalente a 6.5 por ciento del salario, el cual está compuesto por 5.5 que aporta el patrón, 1.125 del empleado y 0.225 del gobierno.

La reforma a la Ley del Sistema de Ahorro para el Retiro si bien no contempla aumentar las aportaciones voluntarias, sí busca facilitar el acceso al sistema de aportaciones, puesto que plantea un esquema de colaboración con las diversas tiendas de conveniencia, para que por medio de ellas los trabajadores puedan hacer depósitos a sus cuentas.

No obstante, para Carlos Noriega, éste es un paso viable pero insuficiente, debido a que mientras no se cambie el tema de los incentivos fiscales, el hecho de modificar los mecanismos de entrada solo dará al sistema una mejoría marginal, porque no aumenta sustantivamente el monto de la pensión.

Magras aportaciones

De acuerdo con una encuesta de la Comisión Nacional del Sistema de Ahorro para el Retiro, solo 3.4 por ciento de la población considera como una herramienta de ahorro su cuenta para el retiro.

Sin embargo, solo 2.6 por ciento de las personas encuestadas declaró que hizo aportaciones voluntarias a su Afore, y en promedio aseguraron haber realizado un total de seis depósitos adicionales a los obligatorios.

Para Carlos Noriega, presidente ejecutivo de la Amafore, el tema principal para corregir el sistema de pensiones es diseñar esquemas que incentiven las aportaciones voluntarias de los trabajadores.



[Dé clic sobre la imagen para ampliar]