PVH reestructura la direccción creativa de las líneas Calvin Klein

Francisco Acosta e Italo Zucchelli salen de la casa de moda tras 29 años en la firma.
Una de las 'boutiques' de la empresa.
Una de las 'boutiques' de la empresa. (Shutterstock)

Londres

Calvin Klein reestructura el mando artístico del grupo con la salida de Francisco Acosta e Italo Zucchelli, los directores creativos de las líneas de mujer y de hombre, respectivamente.

Steve Shiffman, jefe de la marca, agradeció a los diseñadores por su "inquebrantable compromiso y sus logros con la marca Calvin Klein".

Entre los dos diseñadores pasaron 29 años en la casa de moda propiedad de PVH. La compañía no dio a conocer a los sucesores y en su lugar dijo que va a unificar las marcas bajo un solo director. Se especula que Raf Simons, ex director artístico de Dior, asumirá el cargo.

"La estrategia se da como parte de la evolución global en la dirección de la marca Calvin Klein, que empezó con la readquisición de sus operaciones de jeans y ropa interior en 2013", dice PVH.

"A medida que la compañía continúa construyéndose como un negocio global de ventas minoristas de 10 mil millones de dólares (mdd), este proyecto va a solidificar más el posicionamiento de la marca en todo el mundo y va a allanar el camino para un crecimiento a largo plazo".

El cambio para la unificación de la dirección creativa se produce después de un periodo de consolidación en toda la compañía durante el cual PVH volvió a comprar decenas de licencias que vendió Calvin Klein en la década de los 90.

De acuerdo con Thomas Tochtermann, asesor senior de McKinsey, el nombramiento de un solo director creativo reafirma el deseo de la empresa de "regresar la marca a casa". En los 90 muchas marcas ganaron dinero rápidamente al otorgar sus licencias en detrimento de la marca".

Los ingresos que reportó Calvin Klein para 2015 fueron de 2 mil 900 mdd, incluida la división de fragancias, que está bajo licencia de Coty desde 2005. PVH, que también es propietario de Tommy Hilfiger, registró ingresos globales de 8 mil mdd el año pasado.

Los cambios se producen en medio de salidas en toda la industria. La renuncia de Simons de Dior en octubre coincidió con la noticia de que Alber Elbaz dejaba Lanvin después de 14 años como director creativo.

Stefano Pilati dejó Ermenegildo Zegna Couture en febrero; después Brendan Mullane salió de Brioni, propiedad de Kering; Alessandro Sartori dejó su puesto en Berluti, propiedad de LVMH; y Massimiliano Giornetti dejó Salvatore Ferragamo en marzo.

Ese tipo de éxodo de talento creativo expuso la debilidad de una industria en la que los contratos con los diseñadores son cortos y las salidas son brutales. Muchos diseñadores estuvieron en sus puestos menos de cinco años. Simons, en especial, señaló como una de las razones para renunciar los dos años de implacable presión para entregar múltiples colecciones.

Los directores ejecutivos replican que encontrar a un diseñador dispuesto a firmar un contrato largo es casi imposible.