Reducir la brecha digital, con alto costo

Acotar el camino entre América Latina y Europa requiere una inversión anual promedio de 44 mil 478 mdd por país: Ahciet.

México

Reducir la brecha digital entre América Latina y Europa requiere una inversión anual promedio de 44 mil 478 millones de dólares por país, que en conjunto suma 355 mil 825 millones de dólares.

Un estudio de la Asociación Hispanoamericana de Centros de Investigación y Empresas de Telecomunicaciones (Ahciet), denominado “Desafío 2020”, indica que esas magnitudes de inversión requieren un marco previsible en las reglas de negocio y de diálogo entre gobiernos y empresas.

El estudio se realizó en 11 países de América Latina y 25 de Europa, y en función de cada nación latinoamericana se definió el desafío para banda ancha fija en hogares y banda ancha móvil en personas.

Las inversiones requeridas representan 10 por ciento más de lo que invertiría la industria siguiendo su ritmo histórico de crecimiento en accesos y patrones de inversión respectivos.

Los especialistas advierten que ese porcentaje es sumamente significativo, pues si solo se mantuviera la tendencia de crecimiento en acceso, esto implicaría la inversión promedio anual del periodo 2007-2011, que fue cuando más crecimiento hubo en conectividad en la región.

El estudio estima que para igualar a los países europeos en 2020, los latinoamericanos deberán lograr 75 por ciento de penetración de banda ancha fija en hogares y 95 por ciento de banda ancha móvil.

De acuerdo con el estudio, no solo será necesario debatir las acciones para alcanzar las cifras de inversión del cierre de la brecha, sino que una vez logradas serán necesarios altos volúmenes de capitales para mantener y actualizar las redes.

Para lograr esas magnitudes de inversión se requerirá una agenda compartida pública y privada en la que se debatan las políticas que faciliten la inversión y promuevan la innovación en modelos de negocios que permitan la sustentabilidad económica en el largo plazo.

En la inversión estimada por país, Brasil y México son los que mayor cantidad requieren por año, con 24 mil 456 millones de dólares en el caso del primero y 9 mil 835 millones de dólares en el caso del segundo.

Se afirma que en el caso de Chile, México, Argentina, Uruguay y Brasil, de acuerdo con el modelo desarrollado, si bien suponen incrementos sustanciales en la inversión en telecomunicaciones, ésta puede ser alcanzable debido al grado actual de desarrollo, cobertura y patrones históricos de captación de demanda e inversión.

Lo anterior será posible siempre y cuando se generen las políticas públicas que faciliten la inversión y se logre migrar a los clientes de los operadores hacia anchos de banda mayores, lo que también requiere de un importante esfuerzo económico.

Se asegura también que en todos los países es necesario que se tomen decisiones con relación a la asignación de espectro, pues sin éste no se producirá la reducción de brecha en la banda ancha móvil o se producirá a altísimos costos y condiciones razonables. 



[Dé clic sobre la imagen para ampliar]