Recursos del Exim Bank de China, al México-Querétaro

La ganadora, CRCC, informó que la propuesta implica una inversión de 58 mil 951 mdp, IVA incluido, para la cual contará con financiamiento de la banca de desarrollo del país oriental.
Anuncio de la adjudicación en la SCT.
Anuncio de la adjudicación en la SCT. (Javier García)

México

Tras insistir en que siempre hubo equidad en la información brindada a todos los participantes, la Secretaría de Comunicaciones y Transportes (SCT) adjudicó al consorcio que encabeza la empresa China Railway Construction Corporation (CRCC) el contrato para la construcción, suministro y operación del Tren México-Querétaro.

Para el proceso de licitación, que comenzó oficialmente el pasado 25 de julio con la publicación de la convocatoria, CRCC dio a conocer que trabajó dos años en la creación de la propuesta, que implica una inversión de 58 mil 951 millones de pesos, IVA incluido, para la cual contará con financiamiento de la banca de desarrollo The Export Import Bank of China (Exim Bank).

En el consorcio, que se formalizó el 14 de octubre, participan cuatro empresas mexicanas, Constructora y Edificadora GIA+A, Prodemex, GHP Infraestructura y Constructora Teya; además de la subsidiaria de CRCC, la empresa CST Corporation Limited, especializada en la investigación y fabricación de trenes de alta velocidad, así como la subsidiaria mexicana China Railway Construction México.

Pablo Suárez Coello, director general de Transporte Ferroviario y Multimodal, señaló que a la propuesta se incorpora la empresa francesa Systra, subsidiaria del organismo estatal responsable del Sistema Nacional de Ferrocarriles en Francia, con cuya participación se garantizará el cumplimiento de los estándares internacionales de seguridad, operatividad y confiabilidad.

El consorcio ganador fue el único postor que presentó la propuesta en tiempo y forma el pasado 15 de octubre, luego de que en el proceso de licitación participaron 16 empresas, algunas de las cuales, entre ellas ICA, Alstom y Bombardier, solicitaron más tiempo para consolidar su propuesta.

Suárez externó que en el acto de presentación de propuestas se recibieron 16 cartas de igual número de empresas que ofrecieron disculpas; no obstante, solo tres de ellas son fabricantes de trenes de alta velocidad.

El secretario de Comunicaciones y Transportes refirió que en su visita más reciente a China, el jefe del Ejecutivo invitó a ese gobierno a participar en la licitación del tren de alta velocidad: “Desde ese momento enviaron a México 200 técnicos que trabajaron intensamente para cumplir con las fechas que se les pidió originalmente para la construcción del tren de alta velocidad”.

Tema que seguramente se abordará en la próxima visita que se realizará al país asiático, en el contexto del Foro de Cooperación Asia Pacífico (APEC), que se llevará a cabo del 9 al 11 de noviembre.

Asimismo, adelantó que en los próximos meses publicará la convocatoria para dos nuevas rutas del Metro: Chalco-La Paz y Central de Abasto-Ecatepec, y a principios del año entrante el Tren Transpeninsular, en el sureste, para complementar siete proyectos si se considera el tren México-Toluca y la ampliación de la Línea 3 en Guadalajara.

Uno de los factores más atractivos de la única propuesta que se presen-
tó, de acuerdo con Ruiz Esparza, es el esquema de financiamiento.

La oferta del consorcio considera un financiamiento de 85 por ciento del contrato bajo las siguientes condiciones: un plazo de 20 años, 2.5 años de gracia y una tasa de interés fija de 3.22 por ciento.

Las condiciones descritas representan para el gobierno federal un ahorro de 2 mil 767 millones de pesos, según lo indica el oficio emitido por la Unidad de Crédito Público de la SHCP.

El contrato mixto de obra pública que se firma es para un proyecto llave en mano para la construcción, suministro y puesta en marcha de una vía férrea, material rodante, equipos, sistemas y demás componentes, así como la operación y mantenimiento durante cinco años para garantizar el funcionamiento y la seguridad de los pasajeros.

La evaluación del proyecto estuvo a cargo de la empresa española Ingeniería del Transporte y Economía del Transporte, organismo público descentralizado especializado en estudios y proyectos de transporte, que determinó que la propuesta del consocio encabezado por CRCC obtuvo 94.4 puntos sobre 100, por lo que resulta solvente y cumple todos los requisitos legales, técnicos y económicos exigidos en las bases.

El Tren Rápido México-Querétaro será eléctrico y de alta velocidad, el primero en el continente americano, con un trazo de 210 kilómetros —de los cuales 15.9 son un viaducto y 116 de túnel, a una velocidad de 300 kilómetros por hora, lo que le permitirá hacer su recorrido en 58 minutos.

Se estima una demanda de 27 mil pasajeros diarios durante su primer año de operaciones.

Pablo Puig, representante del consorcio ganador, informó que el proceso de construcción del tren iniciará en enero próximo y generará 20 mil empleos directos y hasta 41 mil indirectos.

Oferta

Costo fijo de 43 mil 96 mdp más IVA; incluye proyecto ejecutivo, diseño y construcción del tren.

Costo variable de 7 mil 724 mdp más IVA; considera el desarrollo a cinco años de pruebas extendidas.

Demanda estimada de 27 mil pasajeros, con frecuencias del servicio 20 minutos en horas pico.

Tren eléctrico de alta velocidad con trazo de 210 kilómetros.

Dos terminales: una en Buena Vista y otra en Querétaro.

Velocidad máxima de 300 kilómetros por hora.



[Dé clic sobre la imagen para ampliar]