Recuperar al turismo, el reto de Ruiz Massieu

La secretaria de Turismo, Claudia Ruiz Massieu, tiene un reto y un objetivo claro: fortalecer y reposicionar a México como uno de los destinos favoritos de los extranjeros.
Secretaria de Turismo, Claudia Ruiz Massieu
Secretaria de Turismo, Claudia Ruiz Massieu (Cortesía)

Cinco millones de kilómetros cuadrados, cientos de destinos y años de historia, vasta riqueza cultural y una sola mujer para decidir el trayecto que el turismo mexicano debe formar, recorrer y visualizar.

Claudia Ruiz Massieu Salinas es descrita por sus amigos cercanos como una mujer que sabe escuchar, característica indispensable para un funcionario público: tener los ojos y los oídos abiertos para identificar problemas, pero también aceptar propuestas para mejorar.

La Secretaria de Turismo que encabeza, es una de las instituciones más vulnerables a la percepción pública, y una de las principales fuerzas económicas del país pues genera 9% del PIB nacional, por lo que cualquier conflicto interno incide directamente en la decisión de los visitantes en viajar o no a los distintos destinos que cualquier país ofrece.

Su reto es revertir la tendencia negativa que se mantuvo en el sexenio pasado que provocó la pérdida de posicionamiento internacional del país. México cayó al lugar 10 en captación de turismo a nivel mundial y existe el riesgo de que pueda seguir descendiendo, el reto para Ruiz Massieu no resulta sencillo.

Antes de Ruiz Massieu, la administración anterior consideraba desaparecer la Secretaría de Turismo. “Es probable que el presidente Calderón tuviera razón porque no se habían encontrado los líderes necesarios para que funcionara”, dice Daniel Chávez Ruiz, fundador de Grupo Vidanta, el cual incluye los hoteles Mayan. En su opinión, la actual funcionaria está preocupada por la infraestructura no sólo por la promoción así como por el servicio al turista. “En alguna ocasión Claudia Ruiz Massieu dijo que la promoción hace que la gente venga pero la infraestructura hace que regrese, eso me pareció inteligentísimo”, agrega el empresario.

Aún con esto, Miguel Torruco, secretario de Turismo en el Distrito Federal, califica la gestión de la funcionaria como positiva. “Los resultados están a la vista, reflejándose en el incremento en el número de turistas, gasto per cápita, ocupación hotelera e inversión pública y privada”, dice.

Claudia Ruiz Massieu es una mujer discreta y hábil. En los eventos públicos se le ve tranquila y firme, impecable y con rostro amable, como si la responsabilidad que tiene sobre sí no hiciera mella en su ánimo.

La sangre política corre por sus venas y ha trabajado por formar su propia carrera política.

Es hija de Francisco Ruiz Massieu, ex gobernador de Guerrero que murió a manos de Daniel Aguilar Treviño en 1994, y es sobrina del ex presidente de México, Carlos Salinas de Gortari.

La funcionaria ha sido diputada federal y en 2006 fue nombrada la coordinadora de Asesores del Secretariado Ejecutivo del Sistema de Seguridad y de la Secretaría de Seguridad Pública Federal, además de desempeñarse como coordinadora de Planeación, Desarrollo e Innovación Institucional de la PGR durante los dos primeros años del sexenio de Felipe Calderón Hinojosa.

Para 2009 saltó y se convirtió en la Coordinadora del Movimiento de Vinculación Ciudadana de la CNOP del PRI, puesto en el que se mantuvo durante 3 años, hasta que en septiembre del 2012, Enrique Peña Nieto la nombró Coordinadora de Derechos Humanos y Transparencia del Equipo de Transición.

En realidad, al entrar a la secretaría, Ruiz Massieu no había tenido contacto directo con temas de turismo, pero para Torruco esto no causa conflicto alguno pues es una persona que sabe escuchar y ha mantenido apertura con el sector privado, actitud que permite que lleguen propuestas distintas a la institución.

Antes de ella, sólo cuatro mujeres ocuparon el cargo: Rosa Luz Alegría, Silvia Hernández, Leticia Navarro y Gloria Guevara. No sólo enfrenta el reto de un puesto público de primer nivel, sino el reto de ser madre de tres pequeños: María, Francisco y Lucía, “es una madre de familia muy cariñosa con sus hijos y siempre los toma a consideración”, dice Torruco, quien ha mantenido una relación cercana con la familia Ruiz Massieu desde hace años.

A los empresarios del sector les hubiera gustado que la secretaria emitiera una postura firme durante la reforma fiscal, en la cual se eliminó la tasa 0 a congresos y convenciones y se equiparó la tasa del IVA en destinos turísticos como Baja California Sur y Quintana Roo.

Los retos

Ruiz Massieu recibió una institución que, aunque no participaba directamente en despliegues de seguridad, estos incidieron directamente en el turismo mexicano.


La percepción de México ante el mundo cayó de tal forma que, tan sólo en el ranking de países más visitados a nivel internacional hecho por la Organización Mundial del Turismo, el país quedó fuera de los primeros 10 y se ubicó en el puesto 13, por si fuera poco,  expertos prevén que pueda caer hasta el 15 en este año.


El reto de Claudia Ruiz Massieu no sólo es fortalecer al turismo, sino diversificar los productos y servicios turísticos del país para, además de atraer a viajeros estadounidenses, recibir a rusos, brasileños, chinos, colombianos y peruanos, que en el último año han optado por visitar México.


Una de las principales estrategias que Ruiz Massieu ha implementado para lograrlo,es dedicarse a conocer personalmente los destinos turísticos que el país oferta para después realizar promoción tanto en México como en el extranjero.


Esto, combinándolo con ferias y reuniones internacionales en los que lleva a México como un destino único en el mundo. El ejemplo más claro es que el próximo 27 de septiembre el país será sede mundial de el Día Mundial del Turismo.

Otro de los retos más importantes para la secretaria es atraer el mercado chino a México. Tan sólo el año pasado, los 45 millones de turistas chinos gastaron 102 mil millones de dólares alrededor del mundo y aunque el idioma es una de las complicaciones más importantes esto no ha sido un impedimento para fortalecer los lazos entre los mexicanos y el país asiático.


El camino lo ha decidido esta mujer de 41 años, quien seguirá marcando la pauta a seguir del país en cuestión de turismo y que, además, tiene como reto imprimir un sello único en un secretaría sensible a cualquier cambio.


Con información de Bárbara Anderson.