Recuperación mundial, en peligro de parálisis

El fondo señala caída de la producción industrial y descenso en la confianza empresarial.
La reunión de primavera del Fondo Monetario Internacional.
La reunión de primavera del Fondo Monetario Internacional. (AFP)

Londres

La economía mundial empieza a verse acorralada para tener una recuperación, que es “débil, desigual y en peligro de paralizarse de nuevo”, de acuerdo con el último índice de seguimiento Brookings Institution-Financial Times.

En una publicación antes de las reuniones de primavera del Fondo Monetario Internacional y el Banco Mundial, que se realizará esta semana, el índice ofrece una lectura sobria y subraya la lenta inversión de capitales, la caída de la producción industrial y el descenso de la confianza de las empresas.

Los resultados del índice probablemente se reflejen en los pronósticos del FMI para la economía mundial que dará el martes, lo que llevó a Christine Lagarde, directora gerente del fondo, a advertir acerca de la necesidad de estar “alerta” sobre los riesgos globales que hay con crecimientos “demasiado bajos por demasiado tiempo”. De manera general se espera que el FMI revise de nuevo a la baja su pronóstico de crecimiento, de 3.4 por ciento en 2016.

De acuerdo con el profesor Eswar Parasad, economista de Brookings, los peores temores de una crisis financiera y económica en enero y febrero “probablemente terminaron, pero después de otro año con crecimiento regular en 2015, la economía mundial en 2016 enfrenta una perspectiva inquietante de más de lo mismo”.

Mientras que en las últimas semanas el FMI se volvió más pesimista sobre el panorama, el índice Brookings-FT Tiger, que le da seguimiento al Índice de recuperación económica mundial, sugiere que puede haber un poco de estabilización de las condiciones actuales después de una gran caída en las tasas de crecimiento en el segundo semestre del año pasado.

El índice muestra una comparación de las medidas de actividad real, los mercados financieros y la confianza del inversor con los promedios históricos en la economía mundial y dentro de cada país. Hay evidencia que apunta a una debilidad extrema en los mercados emergentes, y los datos recientes muestran que muchas economías tienen una situación mucho peor que sus promedios históricos, aunque no se vio una nueva caída en 2016.

En las economías avanzadas por lo general los datos son mejores, pero el índice de crecimiento no es superior al de su promedio a largo plazo, ya que la confianza cayó en medio de mercados financieros más débiles y los temores de crisis como la posible salida de Gran Bretaña de la Unión Europea.

“A menos que los gobiernos puedan demostrar la capacidad y la voluntad para realizar reformas y usar medidas políticas para apoyar agresivamente el crecimiento, incluso la débil crecimiento que se anticipa puede llegar a descarrilarse”, dijo Prasad.

De Estados Unidos llegan noticias económicas más positivas, donde el empleo, las ventas minoristas y el crecimiento de crédito se mantienen fuertes a pesar de la falta de confianza de las empresas.