Rechazan tequileras gravar edulcorantes

Sustituir ese tributo por el de un peso por litro a las bebidas desvirtúa el objetivo de combatir el sobrepeso y penaliza la utilización de azúcar, acusa la cámara del ramo.
Nuevos desafíos para la industria que procesa el agave.
Nuevos desafíos para la industria que procesa el agave. (Nelly Salas/Archivo)

México

La Cámara Nacional de la Industria Tequilera (CNIT) rechazó la propuesta de sustituir el impuesto de un peso al litro de bebidas por el de dos pesos el kilo de edulcorantes, porque desvirtúa el objetivo de combatir la obesidad y penaliza el uso de azúcar, cuando lo que se debe hacer es desincentivar su uso excesivo o inadecuado.

“El nuevo impuesto que se está considerando incidirá directamente en los costos de producción del tequila 51/49, el cual representa más de 60 por ciento de la producción total de esta bebida y es la base de las exportaciones”, indicó el organismo en un comunicado.

De aplicarse, el impacto en costos directos para la producción de tequila será de alrededor de 160 millones de pesos anuales, situación que afectará su competitividad tanto en el mercado interno como en el externo.

Por lo anterior, este organismo solicitó a la Secretaría de Hacienda no implementar este nuevo gravamen a los edulcorantes y que estructure un mecanismo que no dañe la competitividad de las industrias que emplean dichas sustancias como materia prima ni a aquellas que la usan de manera responsable o moderada.

Consideró que para combatir la obesidad se necesita una política pública integral e incluyente, porque el problema con los azúcares y edulcorantes no son los productos en sí mismos, sino el uso excesivo que se hace de ellos.

Esta industria tiene dos categorías de producto: la primera es el tequila 100 por ciento de agave, en el cual todos los azúcares fermentables deben provenir del agave que cumple con la normatividad.

La segunda es el tequila 51/49, en el que al menos 51 por ciento de sus azúcares debe provenir del agave normado, mientras que el resto puede ser de otros edulcorantes, los mismos que eventualmente quedarán gravados de prosperar esa nueva propuesta de IEPS para combatir la obesidad.

Sin embargo, el azúcar que la industria tequilera utiliza, así como otras industrias de bebidas alcohólicas, es una materia prima que sufre una transformación bioquímica para convertirse en alcohol, por lo que dichos azúcares no son endulzantes y no inciden directamente en los serios problemas de obesidad que existen en el país, dijo la CNIT.

El tequila 51/49 básicamente se posiciona en el extranjero por precio, mismo que aumentará y perderá participación de mercado frente a otras bebidas internacionales.

En México el impacto será aún mayor, ya que a ese IEPS contra la obesidad los productores de bebidas destiladas tendrán que añadir posteriormente el alto IEPS de bebidas alcohólicas de alta graduación, de 53 por ciento con su consiguiente IVA, de tal manera que un impuesto de 2 pesos por kilo de edulcorante terminará convirtiéndose en un incremento efectivo de 3.55 pesos, mencionó la CNIT.

En el caso de la industria tequilera, resulta más evidente la inconveniencia de esta nueva propuesta, ya que en la producción de tequila 51/49 los azúcares no permanecen en el producto final, sino que se transforma en alcohol, el cual tiene un índice glicémico sustancialmente inferior al de los edulcorantes, por lo que, bajo un consumo moderado, no genera los problemas de obesidad que se pretenden combatir.

***

La carga impositiva final será de [b]3.55 [/b]pesos si se considera que se agregaría al IEPS de bebidas alcohólicas

***