Rechaza Videgaray ajuste fiscal en lo que resta del sexenio

Para estimular el consumo se tiene que controlar la inflación e impulsar el empleo, señala.
Luis Videgaray en 'El asalto a la razón', con Carlos Marín.
Luis Videgaray en 'El asalto a la razón', con Carlos Marín. (Juan Carlos Bautista)

México y Cancún

El secretario de Hacienda, Luis Videgaray, rechazó algún ajuste fiscal en lo que resta del sexenio, por lo que no se prevén más impuestos ni revisiones en tratamientos o beneficios para los contribuyentes.

Entrevistado por Carlos Marín, en El asalto a la razón, de MILENIO Televisión, el funcionario fue cuestionado sobre el impacto que ha tenido la reforma fiscal en la baja de las perspectivas de crecimiento económico, ya que en la iniciativa privada existe la seguridad de que dicha reforma sí ha incidido en ello.

—¿Está usted dispuesto a revisar impuestos, tasas de deducciones?

—Hemos hecho un compromiso con toda la sociedad mexicana, incluyendo la iniciativa privada, que durante el resto de la administración de Enrique Peña Nieto; es decir, hasta el 30 de noviembre de 2018, se tienen establecidas tres cosas concretas: no se propondrán nuevos impuestos, no se incrementarán los impuestos existentes y no se reducirá ningún tratamiento o beneficio que ya existe para cualquier contribuyente.

Videgaray reconoció que la iniciativa privada es quien genera la mayor parte de los empleos y que para que esto se dé se necesita certidumbre, por lo que el gobierno la da al tener la certeza de que no habrá cambios en materia fiscal.

En referencia al crecimiento económico, el secretario indicó que el estimado de 2.7 por ciento para 2014 "no es una promesa, es solo un pronóstico", al igual que lo fue el estimado previo de 3.9 por ciento.

El responsable de la Hacienda Pública explicó que si bien durante la campaña presidencial de Enrique Peña Nieto, que él coordinó, se hicieron promesas, éstas fueron en el sentido de tomar las acciones y hacer los cambios para que México crezca en los próximos años, con el objetivo de alcanzar hacia el final de la administración una tasa potencial de 5 por ciento. En ese sentido, Videgaray señaló que esas medidas se refieren a las reformas estructurales que ya han sido aprobadas.

La Secretaría de Hacienda modificó el viernes pasado su estimado de crecimiento para 2014, de 3.9 a 2.7 por ciento, una vez que el Instituto Nacional de Estadística y Geografía dio a conocer que en el primer trimestre del año el producto interno bruto (PIB) aumentó 1.8 por ciento a tasa anual. La dependencia explicó que el cambio en la perspectiva obedeció a la debilidad de la economía en los primeros meses del año y a las perspectivas para los próximos meses.

Videgaray señaló que para estimular el consumo se tiene que controlar la inflación e impulsar el empleo. Lo primero se logrará con el control de precios, los cuales ya convergen hacia la meta establecida por el Banco de México (a un nivel de 3 por ciento más/menos 1 por ciento). Y para el segundo punto se tiene establecido el régimen de incorporación fiscal, el cual es una medida de política pública que busca hacer atractiva la formalidad, mediante diversos estímulos.

Más tarde, luego de su participación en la 5 asamblea del Fondo para el Medio Ambiente Mundial (GEF, por su sigla en inglés), el secretario subrayó que "la posición del gobierno de la República es muy clara, no coincidimos con la propuesta de imponer IVA a los alimentos, porque hacerlo implicaría un daño a la economía familiar de aquellos que menos tienen y por lo tanto si bien la facultad le corresponde al Congreso, en este tema en particular por supuesto no estaría el gobierno de la República".

Descartan modificaciones

Aunque el esquema fiscal es señalado como un obstáculo que hizo que la economía creciera menos de lo esperado, no se hará ningún cambio en los próximos años, aseguró Fernando Aportela, subsecretario de Hacienda y Crédito Público (SHCP).

"No habrá una modificación en la estructura fiscal en los próximos años, estamos trabajando de manera intensa en apuntalar el ciclo económico", dijo Aportela en conferencia de prensa durante la celebración de la 5 asamblea del GEF.

Indicó que se respetará el acuerdo de certidumbre tributaria, por lo que no se prevén modificaciones en la actual administración a pesar de las peticiones del sector empresarial.

Aportela señaló que México podrá obtener en 2014 y 2015 financiamiento por 100 millones de pesos del GEF, que es la mayor fuente de financiamiento público mundial a proyectos destinados a mejorar el medio ambiente.

Destacó que en esta asamblea el país presentará 17 proyectos, a los que se les destinaría este financiamiento, el cual dependerá de la velocidad con la que el gobierno y la iniciativa privada desarrollen los planes.

En la reunión que se lleva a cabo en Cancún se aprobó el plan de trabajo, que consta de 36 proyectos nacionales, regionales y globales.

México registró un proyecto regional, en conjunto con Guatemala y Honduras, por un monto total de 9 millones de dólares, denominado Gestión integral transfronteriza del arrecife mesoamericano.

"Nuestro país, como socio fundador de este mecanismo de financiamiento ha sido un aliado estratégico y ha recibido más de 450 millones de dólares", mencionó.

Ese monto se ha recibido a lo largo de 23 años para el impulso de 54 proyectos, a fin de combatir el cambio climático y la degradación de la tierra, apoyar la biodiversidad y preservar las aguas internacionales.

Asimismo, el país ha formado parte de 30 proyectos regionales y globales para los cuales el GEF ha asignado más de 196 millones de dólares en donaciones.

En la reunión de consejo que se realizó el domingo, se formularon recomendaciones puntuales para contribuir al funcionamiento del fondo y que serán sometidas al pleno de la asamblea.

Uno de los objetivos es intercambiar puntos de vista de los países miembros del GEF, el cual habrá de fortalecer su papel y potenciar su capacidad como vehículo catalizador de cofinanciamiento.

En la inauguración de dicha asamblea, Aportela dijo que la actual administración está consciente de que el deterioro ambiental puede afectar tanto la salud de la población como la eficiencia de la economía.

En 2011 el costo por agotamiento y degradación ambiental fue equivalente a poco menos de 7 por ciento del PIB mundial, la mayor parte de éste estuvo concentrado en la contaminación atmosférica.

Explicaciones

-Para considerarse que la economía está en recesión se necesita que exista una caída más pronunciada tanto de los indicadores cíclicos como del PIB y por un periodo más prolongado, explicó Eduardo Sojo, titular del Inegi.

-"Es cuando la economía está cayendo significativamente y esa caída se ha extendido a lo largo de toda la actividad, y eso lo tuvimos en 1982 y en 1995, eventos que no ocurren tan seguido".

-Y lo que hasta el momento ha sucedido es que en los últimos trimestres lo que se registra es que la economía se está moviendo de manera lateral, es decir, está creciendo muy abajo de su tendencia de largo plazo, indicó.