Gas shale retomará su dinámica en dos años

Enrique Cabrero Mendoza, director del Conacyt, afirmó que en la economía del conocimiento, se construye un círculo virtuoso en el país donde las sociedades invierten en ciencia y esfuerzos. 
Enrique Cabrero participó en el Symposium Realidad Energética de Grupo Milenio.
Enrique Cabrero participó en el Symposium Realidad Energética de Grupo Milenio. (Luis Carlos Valdés de León)

Reynosa

El tema en la explotación del gas shale en Coahuila mantiene su fuerza y el interés de los inversionistas.

"La innovación es importante en el mundo de la economía del conocimiento, cómo Conacyt se planteó la construcción de Agendas Estatales de Innovación".

Enrique Cabrero Mendoza, director del Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología (Conacyt), aseguró tras participar en el Symposium Realidad Energética que organizó Grupo Milenio en la fronteriza ciudad de Reynosa Tamaulipas, que el periodo de bajos precios en los energéticos permitirá a todos los involucrados, desarrollar sus capacidades científicas y tecnológicas.

Esto, para que en un periodo a corto y mediano plazo, se pueda aprovechar todo el potencial que ofrece la explotación del gas shale.

"Yo creo que es una oportunidad muy importante para Coahuila, algunos de los Centros Conacyt han estado trabajando conjuntamente para el desarrollo de las capacidades de explotación del gas shale, innovación y tecnología", expuso.

Precisó que en este momento los bajos precios del petróleo dan la oportunidad a los involucrados de seguir desarrollando las capacidades científicas y tecnológicas, aunque aseguró, "seguramente en uno o dos años va retomar la dinámica el sector de gas shale".

Para fortalecer esta labor a nivel nacional, el Conacyt viene trabajando en identificar cuáles son las fortalezas que tienen cada una de las entidades federativas en materia de la innovación.

"En la economía del conocimiento, se construye un círculo virtuoso en el país, donde las sociedades invierten en ciencia y en esfuerzos de equipar universidades y centros de investigación para que se desarrolle la actividad".

Tras 45 años de fundación del Conacyt, mencionó que esta inversión en ciencia genera un valor y un bien público, que es el conocimiento que debe ayudar a la sociedad a desarrollar nuevas soluciones en temas como la salud, medio ambiente, entre otros problemas que aquejan.

"Es allí donde México está en un proceso de aprendizaje. Esta innovación es lo que convierte este conocimiento científico en mayor crecimiento económico, mayor productividad, competitividad y en mayores niveles de bienestar social".

Pero el funcionario fue más allá y al igual que en el tema de la explotación de energéticos, dijo que se debe apostar a garantizar mejores condiciones de vida para la población:

"Mientras se invierta en ciencia para generar conocimiento, pero no se cierre este círculo virtuoso, los beneficios reales de la inversión en ciencia y tecnología no los estaríamos observando en este momento. Es importante que avancemos en este sentido", aseguró.

"Lo que no hemos hecho en México, es que ese conocimiento a través de un proceso de innovación convertirlo en riqueza para la sociedad".

Mencionó que algunos de los países emergentes como México que han recorrido este trayecto, no los grandes líderes, sino países como Corea del Sur, Taiwán, Finlandia, Irlanda, que hace apenas tres décadas presentaban indicadores de crecimiento y bienestar social por debajo de los que presentaba México.

Hoy en día, todos esos indicadores son mejores que los que presenta México. ¿Por qué en treinta años lograron un despegue tan acelerado?

En su opinión esto se debe a que hubo una inversión sostenida en ciencia, tecnología e innovación, se dedicaron seriamente a ir invirtiendo en esta política pública, desplazándose y mejorando los niveles de bienestar social, crecimiento y desarrollo.