Rami Makhlouf; el primo incómodo del presidente sirio

El hombre más rico de Siria es conocido como "Mr. 10 Percent", porque aprovecha su influencia política y económica para condicionar a los inversionistas.

Ciudad de México

A sus 46 años, Rami Makhlouf, presidente de Syriatel, la mayor firma de telecomunicaciones de Siria, es considerado el hombre más rico de ese país devastado por conflictos religiosos y políticos y que ahora es el epicentro del terror encarnado en el grupo Estado Islámico (EI).

Dueño de una fortuna de más de 5 mil millones de dólares, Makhlouf también ha disfrutado de la condición de ser el primo y amigo favorito del presidente Bashar al-Assad. De hecho, de las pocas cosas que se saben, Makhlouf es además el consejero y asesor financiero del controvertido líder sirio.

Muy al estilo de los empresarios políticos latinoamericanos, a Makhlouf se le conoce como el Mr. 10 Percent sirio, pues los analistas internacionales aseguran que nadie puede hacer negocios en Siria sin tener el permiso y sin pagar comisión al primo del presidente.

En un perfil del diario británico The Telegraph, se dice que al parecer Makhlouf “controla casi 60 por ciento de la economía siria”.

Si bien su fortuna supera los 5 mil millones de dólares, en realidad podría sumar más ya que aparte de Syriatel, Makhlouf controla las principales empresas de transporte aéreo, bienes raíces, energía y construcción.

Y eso data de cuando el primo Bashar, ambos de la secta minoritaria alawita, junto con su esposa, Asma al-Assad, un icono de la moda querida y odiada al mismo tiempo, eran considerados jerarcas ejemplares de Oriente Medio. Esto, claro, antes de la debacle a resultas de la guerra del régimen contra los opositores y luego el surgimiento del EI.

Debido a estos conflictos, muy poco se ha sabido de las actividades posteriores de los primos. Makhlouf, se sabe, pasa gran parte de su tiempo en Damasco, en el palacio donde despacha Assad.

Esta propiedad es un auténtico fortín de lujo, construido a un costo de mil millones de dólares.

Mala fama

De pronto surgen reportes de algunos de los negocios de Makhlouf, no siempre bien habidos. Una de sus últimas travesuras, según diversos despachos internacionales, deriva de una serie de documentos filtrados de cuentas en Suiza del banco británico HSBC.