“Queremos ser el banco de los grandes empresarios”

Existen las condiciones adecuadas para aumentar los créditos a las grandes firmas del país y así aprovechar los proyectos derivados de las reformas estructurales; la capacidad para prestar en ...
Emilio Romano, director general de Bank of America Merrill Lynch México.
Emilio Romano, director general de Bank of America Merrill Lynch México. (Javier García)

México

Lograr ser el banco de cabecera de los grandes empresarios es la meta, así de claro y contundente es Emilio Romano, director general de Bank of America Merrill Lynch México, al cuestionarle el propósito de su llegada al banco de inversión, hace casi un año.

En octubre de 2014, el banco estadunidense decidió darle un nuevo rumbo a su filial mexicana y eligió al frente a Romano, un abogado financiero que se desempeñó en el Banco de México y en Hacienda, pero que en ese momento era presidente de Telemundo, una cadena de televisión.

¿Después de dirigir Telemundo, qué se siente estar de regreso en el mundo financiero?

Siempre he sido un financiero, soy abogado fiscal, estuve en Hacienda y en el Banco de México. Lo de Telemundo fue una oportunidad con la que siempre soñé, que era comandar un medio de comunicación; fue una experiencia extraordinaria, pero ya estoy de regreso en algo que conozco más. Se me dan más las finanzas que hacer telenovelas, me siento más en casa.

¿Qué similitudes hay en dirigir un banco y una cadena de televisión?

Comandar una empresa, ya sea financiera o de medios, parte de los mismos principios, tener una visión clara de lo que se quiere lograr, rodearte de gente inteligente y darles los incentivos correctos, todo ello dentro de una integridad absoluta. Creo que esos son elementos consistentes que se aplican en todos los negocios.

¿Cómo encontró el banco a su llegada?

Llegué a una institución donde mis antecesores lograron una integración eficiente que opera de una misma forma y fondo, y que ahora tiene la visión clara de que es momento de crecer. Tenemos las condiciones adecuadas para aumentar nuestros créditos a las grandes empresas del país y así aprovechar los proyectos derivados de las reformas estructurales, a fin de coadyuvar a acelerar el crecimiento económico de la nación.

Dice que están listos para crecer, ¿pero cómo lo lograrán?

Queremos ser el banco de cabecera de los grandes empresarios y de los grandes proyectos del país. Para eso tenemos que conocer a nuestros clientes mejor que nadie; saber perfectamente bien con quiénes nos vamos a relacionar y así apoyarlos en los momentos buenos, donde todos los bancos quieren estar, pero también en los malos, donde un banco de relación se distingue de los demás.

¿Cómo distinguirse de otros bancos de inversión?

En Estados Unidos, Bank of America es el segundo más grande, por ende, la capacidad que tenemos para prestar en dólares no tiene comparación alguna y eso hace que tengamos una ventaja importante en México. Eso nos da apetito y fuerza para poder financiar los grandes proyectos, y así ser el banco más activo en obras que requieren un gran nivel de apoyo.

En materia de inversión, ¿qué tanto se les acercaron los empresarios en el primer semestre?

Los proyectos de banca de inversión al arranque del año fueron algo lento, pero poco a poco se empezaron a acelerar, al punto que hoy vemos una buena línea de proyectos. Creemos que este será uno de los mejores años en banca de inversión para la economía mexicana, debido a los proyectos que hay en la industria de bienes de consumo, farmacéutica, energética y de transporte. En lo particular, el banco va bien, los resultados son alentadores y vamos en ritmo de nuestro plan para ser el banco de los grandes empresarios.

¿Los proyectos de energía siguen fuertes, pese al contexto que los rodea?

Es una reforma que la esperamos decenas de años y ahora creo que es un tema de expectativas.
Efectivamente, la caída abrupta de los precios del petróleo trajo cambios inesperados, pero en el mediano plazo veremos una
reforma perfectamente funcional. En un tiempo veremos cómo se materializa la reforma energética y durará por muchos años; es mejor que se hagan las cosas de manera ordenada y transparente a que se acelere la ejecución solo por temas de óptica.

¿Qué prepara Bank of America para financiar proyectos energéticos?

Los proyectos energéticos y de infraestructura en general pueden beneficiarse de estructuras similares a los Fibra, eso pasa en Estados Unidos, y de hecho sabemos que el gobierno mexicano ya trabaja en fórmulas de ese tipo, donde se crean vehículos que permiten que los mercados financieros inviertan sus capitales en flujos estables relacionados con energía. Estas herramientas con rendimientos estables pueden acelerar la inversión, y nosotros vemos esto como una oportunidad muy importante para traer inversiones a ese sector y así poder ayudar a estructurar esos proyectos y a darles estabilidad.

¿Con las demás reformas pasa lo mismo que con la energética?

El desempeño financiero de este gobierno ha sido muy bueno. No cabe duda que las reformas estructurales han transformado al país. Con la financiera, por ejemplo, se tiene un marco regulatorio que es de los mejores del mundo, pero las reformas siempre toman tiempo en materializarse y a veces hay impaciencia al no ver resultados, pero es un tema de expectativas, se están dando pasos firmes y la ejecución de todas va por el camino correcto.

¿Preocupa que la economía no crezca a mejor ritmo?

En el país a veces nos perdemos en las noticias diarias y es importante poderlo ver desde una perspectiva más macro, donde México es una de las economías, en términos relativos, con mejores condiciones en el mundo. En el país ahora mismo tenemos una situación virtuosa, con una dependencia de exportación e importación al único país en el mundo que crece de manera sostenible y saludable, que es Estados Unidos, una serie de reformas, democracia y ventajas de inversión frente a otros países emergentes. Con eso continuaremos creciendo, pero también hay que eliminar elementos que todos conocemos que limitan el despegue.