Queda corta la reforma financiera: especialista

Acusa deficiente capacidad para influir en la competitividad de los intermediarios, pues solo facilita algunos trámites al usuario.
La discusión de la iniciativa aún está en el Senado.
La discusión de la iniciativa aún está en el Senado. (Claudia Guadarrama)

México

Con el objetivo de abaratar las tasas y los costos de los productos financieros, uno de los ejes de la reforma financiera que ahora se discute en el Senado es fomentar la competencia entre las instituciones del sistema, principalmente de las bancarias.

De acuerdo con el Instituto Mexicano para la Competitividad existen, particularmente en el sector bancario, importantes concentraciones de mercado, un factor que afecta la eficiencia, por lo que —asegura la institución— es momento de revisar la estructura del mercado y su efecto en el precio del crédito.

Cifras de la Comisión Nacional Bancaria de Valores (CNBV) revelan que al cierre de agosto de 2013 solo siete bancos —BBVA Bancomer, Banamex, Banorte, Santander, HSBC, Inbursa y Scotiabank— concentran 85 por ciento del total de la cartera de crédito del sistema.

De ser aprobada la reforma financiera, la Comisión Federal de Competencia Económica contará con 180 días para elaborar y entregar un informe a la Comisión Nacional para la Protección y Defensa de los Usuarios de Servicios Financieros sobre las condiciones del mercado en materia de competencia.

Gustavo del Ángel Mobarak, miembro del Centro de Investigación y Docencia Económicas, aseguró que la concentración es una tendencia natural en todos los países y no necesariamente se traduce en mercados sin una competencia adecuada.

No obstante, indicó que en el caso de México se trata de un sistema altamente concentrado en unos pocos y con problemas de competencia, lo cual lleva a que haya segmentos de la población que no tengan acceso a productos financieros.

Para el especialista, el problema del sistema financiero mexicano no es el dominio de unas cuantas instituciones, sino lo que se necesita es tener un mayor número de competidores consolidados.

Respecto a la reforma financiera, Del Ángel Mobarak advirtió que se queda corta, dado que no tiene la capacidad suficiente para influir sobre la competitividad y solo podrá facilitar algunas cosas para los usuarios, como la flexibilidad para cambiar de institución.

El sector bancario no es el único del sistema financiero que está dominado solo por unos cuantos, pues, con base en cifras de la Comisión Nacional de Seguros y Fianzas, se observa que Metlife, GNP, Axa, Bancomer e Inbursa concentran 56.6 por ciento del total de las primas emitidas por las 103 firmas que componen el sector asegurador.

Asimismo, solo tres cajas de ahorro acumulan 57.6 por ciento del total de activos en ese sector: Caja Popular Mexicana, Caja Popular de los Telefonistas y Caja Morelia Valladolid.

En tanto, las mayores uniones de crédito del país —Ucialsa, Ficein, Cuauhtémoc, Progreso y Alpura— poseen 43.4 por ciento del total de los activos, según revelan cifras de la CNBV.

Entre las medidas que plantea la reforma financiera para fomentar una mayor competencia en el sector se encuentra la prohibición para que las entidades financieras condicionen la contratación de otra operación o servicio a la contratación de alguna otra.

También plantea elimina barreras administrativas para facilitar la posibilidad de que los clientes transfieran sus créditos a otra institución que les ofrezca mejores condiciones, lo cual propiciará más competencia en la entidades.

Además, fortalece las facultades de la Condusef para que pueda establecer convenios de intercambio de información entre instituciones financieras y autoridades competentes.

***

De la cartera de crédito, [b]85% [/b]está concentrada en solo siete bancos, por lo que urgen un mayor número de jugadores consolidados.

***