Que tu familia no "arruine" tu negocio

La idea de la empresa como un negocio familiar puede ser un obstáculo a la hora del crecimiento de la misma; un experto de Adecco aconseja cómo formalizar el manejo de personal.
La Ballena Feliz de los primeros negocios en comenzar en la Colón.
La idea de la empresa como un negocio familiar puede ser un obstáculo a la hora del crecimiento de la misma. (Manuel Guadarrama)

Ciudad de México

Muchos negocios en México inician entre un grupo de amigos o entre miembros de una familia. Al principio, esa unión personal puede ayudar al arranque de la empresa, pero con el paso del tiempo puede convertirse en un factor que juegue en contra del crecimiento de la organización.

Para Gerardo Calderón, especialista en capital humano y gerente de Mercadotecnia de Adecco México, la estructura familiar de las pequeñas y medianas empresas (pymes) en México es uno de los principales problemas que enfrentan a la hora de formalizarse.

“En lo que tienen que enfocarse las pymes es quitarse el chip de que son un negocio familiar. La mayoría, si no es que todas, empiezan como una empresa familiar, como un negocio familiar y conforme van creciendo empiezan a incorporar en puestos clave a familiares o amigos o vecinos. Entonces, es cambiar ese chip: ‘Ya no somos un negocio, ya somos una empresa y tenemos que funcionar como tal’”, explica Calderón en entrevista con MILENIO.

Una vez que se conciben como empresas y no como negocios familiares, el especialista recomienda centrarse en el proceso de reclutamiento de personal, para contratar al personal idóneo para cada puesto.

“(Sugerimos) identificar bien cuáles son las personas que tienen esas capacidades y habilidades para que en un futuro no vaya a haber rotación, otro problema que tienen mucho las pymes. Les rota mucho el personal, pero justamente porque no identifican y no colocan a las personas correctas en el puesto correcto”, señala.

¿Cuánto cuesta contratar un servicio externo?

Los procesos de selección de personal pueden contratarse con empresas especializadas en el ramo, pero ¿cuánto hay que invertir en ello?

“En temas de reclutamiento normalmente (…) en el mercado lo que se maneja es un mes de sueldo de la persona. Es decir, si una empresa está solicitando un editor al cual le va a pagar 5 mil pesos, eso es el costo del servicio. (En Adecco) cobramos un mes de sueldo de esa persona con la garantía de que te damos cierta cantidad de tiempo para reponerte al personal en caso de que tú no estés conforme o que está persona no haya cubierto el perfil que tú tenías pensado”, precisa Gerardo Calderón.

Por otro lado, considera que antes de contratar una empresa para solucionar aspectos de capital humano es importante que el negocio tenga solidez.

“Un emprendedor que piensa en poner su empresa primero tiene que consolidar bien el negocio y una vez que ya tenga clientes o que ya tenga un poco sólido, o las bases ya estén bien planteadas, en ese momento puede recurrir a expertos en cada uno de los temas”.

Nuevas expectativas del personal

Gerardo Calderón señala que una de las tendencias del mercado laboral en México es la de los “millennials”, personas que nacieron después de 1982 y cuyas expectativas de un trabajo consiste en mantener un equilibrio entre su calidad de vida y el sueldo que perciben.

“Tal vez no les interesa tanto el sueldo siempre y cuando ese sueldo les dé la posibilidad de tener una calidad de vida buena, y en calidad de vida me refiero a que puedan trabajar y puedan tener tiempo para ellos mismos.

“Ese es el principal tema que tenemos en el cambio de generación. Las empresas tienen que enfocarse más en saber cómo van a satisfacer esas necesidades y eso implica volverse más flexibles, que empiecen a usar más el home office, por ejemplo; que no sea necesario que las personas estén en el centro de trabajo y también se empiezan a usar mucho más los smartphones, tablets y todas las herramientas tecnológicas que permiten que hagas tu trabajo estés en donde estés”.