Protestan frente a Cofepris contra nuevo etiquetado

Organizaciones civiles rechazaron la medida por recomendar que el consumo de azúcares diario sea de 90 gramos, cantidad superior a los 50 gramos que establece la OMS como tolerables.
Según las organizaciones la recomendación de la Cofepris representa un consumo de 32.85 kilogramos de azúcar al año.
Según las organizaciones la recomendación de la Cofepris representa un consumo de 32.85 kilogramos de azúcar al año. (Blanca Valadez)

Ciudad de México

Un grupo de organizaciones civiles realizaron una protesta frente a las instalaciones de la Comisión Federal para la Protección contra Riesgos Sanitarios (Cofepris) por avalar el nuevo etiquetado para alimentos y bebidas no alcohólicas, publicado en el Diario Oficial de la Federación, por recomendar que el consumo de azúcares diarias sea de 90 gramos muy por encima de los 50 gramos establecidos como máximo tolerable por la Organización Mundial de la Salud (OMS) y de 25 gramos para niños.

Según estas organizaciones, entre las que se encuentra la Alianza por la Salud, la Cofepris ha establecido en el nuevo etiquetado un requerimiento diario recomendado de azúcar de 90 gramos que al año sumaría un consumo de 32.85 Kg. Para los niños fue imposible cargar un costal con la cantidad de azúcar que el etiquetado recomienda consumir en un año.

Luego de la protesta con pancartas "sobre el engaño y riesgo de obesidad y diabetes que representa el recién aprobado etiquetado frontal de alimentos", La Coferpis emitió un comunicado donde señala que "las reformas impulsadas por el gobierno, a través de la Secretaría de Salud, en esta materia son un avance sin precedente en la lucha contra el sobrepeso, la obesidad y la diabetes en nuestro país.

La Cofepris señaló que reformas son un avance sin precedente en la lucha contra el sobrepeso, la obesidad y la diabetes en nuestro país.


Y aunque hubo un intento de diálogo por las autoridades, una madre reprochó el proyecto con el cartel "Cofepris: ¿Darías a tus hijos esta cantidad de azúcar al año?"; mientras una niña cargaba otro que también preguntaba "Cofepris: ¿Por qué la recomiendas para todos los niños?" y otro niño cuestionaba: "¡Tanta azúcar me dará diabetes!"

Pero la Cofepris consideró que con la reforma "México se convierte en país un pionero en materia de etiquetado y publicidad, a través de la incorporación de las mejores prácticas internacionales en el diseño de mecanismos regulatorios transparentes para el consumidor" ya que entre sus disposiciones se encuentra las empresas tendrán que reportar claramente la fuente de la cual provienen las calorías en el producto; es decir tendrán que señalar cuantas azúcares, grasas y grasas saturadas contienen.

"Se establecen reglas más estrictas para bebidas saborizadas (refrescos), chocolates, botanas y productos de confitería. Esta medida se complementa con un sello de calidad nutrimental que solo tendrán aquellos productos que cumplan con los parámetros nutrimentales más estrictos. Esto hará posible que los consumidores puedan distinguir claramente los mejores productos sin que sea necesaria una interpretación de datos".

La Comisión agregó que "esta medida es concordante con los parámetros utilizados en las regulaciones más modernas, específicamente en el caso europeo. Adicionalmente, esta reforma establece que no podrán publicitarse de las 2:30 a las 7:30 de la tarde, de lunes a viernes, y de 7:00 am a 7:30 tarde los sábados y domingos, aquellos productos que no cumplan con los más altos estánderes de calidad nutrimental".

La protesta que duró más de una hora cuestionó justamente esas medidas que calificaron de "engañosas y confusas" sobre todo porque la OMS establece como "azúcares añadidos" todos los azúcares que se agregan por el fabricante a los alimentos procesados, los cuales se han relacionado con el incremento del riesgo de presentar diversas enfermedades, como la obesidad, la diabetes y el síndrome metabólico.

"Los azúcares añadidos también incluyen los azúcares que se encuentran de forma natural en las frutas, en algunas verduras como la zanahoria, el betabel y el jitomate y también están presentes de manera natural en los productos lácteos, los cuales forman pueden formar parte de una dieta saludable.

"No tiene sentido alguno ni tiene utilidad para los consumidores conocer los "Azucares totales" porque estos confunden al sumar los azúcares presentes en alimentos naturales y recomendados para la dieta con azúcares añadidos a los alimentos que no son recomendados y que representan un riesgo a la salud", declaró Xaviera Cabada, coordinadora de Salud Alimentaria de El Poder del Consumidor.

La comisión agregó que "esta medida es concordante con los parámetros utilizados en las regulaciones más modernas, específicamente en el caso europeo".


Sin embargo, la Cofepris aclaró que no comparte esa visión del Poder del Consumidor: La Autoridad Sanitaria rechaza que el nuevo etiquetado sea confuso o poco claro. La Cofepris no comparte la visión parcial del Poder del Consumidor en materia de etiquetado, ya que no considera a la Estrategia en su conjunto al no valorar el sello de calidad nutrimental que estará en el etiquetado.

"Se basa en una premisa de visión limitada, que sostiene que el problema de la obesidad y la diabetes se limita al consumo de azucares añadidos, cuando dicho problema responde al consumo de azucares totales, grasas y otros carbohidratos. Las nuevas reglas se apegan a la política anunciada por el Gobierno de la República. Estas nuevas reglas fueron validadas por la Comisión Federal para la Mejora Regulatoria (Comefer) y el Instituto Nacional de Salud Pública.

"Las nuevas reglas serán publicadas en los próximos días y la Cofepris revisará el cabal cumplimiento de las mismas. El nuevo etiquetado expresa información clara y transparente a los consumidores para una mejor toma de decisiones".

Pero las organizaciones respondieron que la a la industria no le conviene respetar y especificar los "azucares añadidos" a través de los criterios internacionales, y pusieron como ejemplo que un refresco de 600 mililitros con el criterio de la OMS, tendría que indicar como 126 por ciento del máximo tolerable de azúcar y con el nuevo etiquetado es 70 veces mayor del requerimiento diario recomendado.

Xaviera Cabada, coordinadora de Salud Alimentaria de El Poder del Consumidor, consideró que el dictamen final de la Cofemer carece de seriedad e imparcialidad ya que sólo menciona un artículo científico que evaluó diversas opciones de etiquetado frontal y que fue realizado en Australia. "Cofemer no menciona los dos únicos estudios que se han desarrollado en México por parte del Instituto Nacional de Salud Pública para evaluar opciones de etiquetados frontales y que descalifican el etiquetado que ha elegido Cofepris para hacerlo obligatorio en México. Este etiquetado es el que desarrollaron las empresas y que desde 2012 denunciamos ante Cofepris por engañoso".