Proteccionismo y tasas negativas amenazan la economía mundial

Bajo o nulo rendimiento en los planes de jubilación, el mayor problema global a enfrentar, dice el director ejecutivo de BlackRock.
El CEO Larry Fink, en la convención de Acapulco.
El CEO Larry Fink, en la convención de Acapulco. (Araceli López)

Acapulco

El fantasma del proteccionismo generado por la retórica de la campaña de Donald Trump para las elecciones de Estados Unidos y el impacto destructivo de las tasas de interés negativas plantean serias amenazas para la economía mundial, dice Larry Fink, director ejecutivo de BlackRock.

Fink, director de la gestora de fondos más grande del mundo, dijo que las tasas negativas —que se suman a ocho años de tasas bajas— erosionó la capacidad que tiene la gente de ahorrar para el retiro y acumula problemas en el largo plazo. El jueves, el Banco Central Europeo presentó una reducción de 10 puntos, para llegar a menos 0.4 por ciento.

“No nos enfocamos lo suficiente en lo que las tasas negativas le hacen a los planes de jubilación”, dijo Fink a Financial Times en una entrevista en la convención anual de la industria bancaria de México, que se realizó en Acapulco, México, la semana pasada. Potencialmente es el “mayor problema mundial “al que nos vamos a enfrentar, dijo. “La jubilación es un problema más grande que el cuidado de salud; simplemente no es un problema de hoy”, agregó Fink.

Señaló que 80 por ciento de los ahorros de los jubilados alemanes se invierte en bonos, no en renta variable. Él está “totalmente en contra” de las tasas negativas, pero siente que van a durar un par de años.

Ahora, la Reserva Federal de Estados Unidos está “limitada” respecto a la dirección de las tasas de interés gracias a que la postura más agresiva del Banco Central Europeo y el Banco de Japón pueden alentarla a retrasar los próximos aumentos, dijo Fink. Mientras que muchos en los mercados esperaban que la Fed pudiera tomar la medida en junio, dijo. “Tal vez se tarde más”.

Advirtió sobre las posibles consecuencias de la postura proteccionista de Trump en caso de que lo elijan para la presidencia. El puntero republicano arremetió contra las empresas estadunidenses que trasladaron sus plantas de producción a países con menores costos, como México y China, y se comprometió a repatriar los puestos de trabajo. Trump también prometió una barricada en la frontera entre México y Estados Unidos y deportar a 11 millones de inmigrantes indocumentados.

Fink llama a esa retórica de empleos una reacción de “reflejo” y advirtió: “Haría que la economía mundial entrara en una recesión”.

Predijo que Trump va a lograr la nominación republicana, pero que va a perder las elecciones frente a la principal candidata demócrata, Hillary Clinton.

Se cree que Fink, a quien se considera uno de los financieros más importantes del mundo, desea el puesto de secretario del Tesoro de EU.

Recomendó que el Tesoro se enfoque en estimular el crecimiento mediante la inversión y la infraestructura. “Sea quien sea el que quede de presidente, vamos a necesitar una buena dosis de política fiscal”, dijo. La política monetaria es una “especie de capital”, pero no para la debilitada clase media, cuyo descontento con el estancamiento de los salarios ayudó al crecimiento de los candidatos de protesta en las elecciones de EU.

Fink dijo que ese tipo de emoción también alimenta un sentimiento antiestadunidense en Gran Bretaña, y considera que es “horrible” la posibilidad del Brexit (la salida de Gran Bretaña de la Unión Europea). Sin embargo, más tarde dijo ante una audiencia de la élite bancaria mexicana que: “No creo que ocurra el Brexit”.

Uno de los mayores riesgos mundiales es una devaluación en China, dijo a los banqueros. “Se habla un poco de que China necesita de una devaluación. Creo que ese sería uno de los peores resultados para la economía mundial”, dijo. Le da al país una “fuerte calificación” por tratar de rediseñar su economía basada en las exportaciones a una economía de servicios y dijo que la devaluación dañaría el consumo doméstico al elevar los precios.

Fink considera que mejora el sentimiento de los inversores después de un inicio de año demasiado pesimista, pero no en Brasil. La economía más grande de América Latina se tambalea por los escándalos de corrupción, que amenazan con atrapar al ex presidente Luiz Inácio Lula da Silva y presionar más a su sucesora, Dilma Rousseff.

Fink ve un posible cambio de liderazgo. Brasil es culpable de desaprovechar su potencial y gastar dinero en los Juegos Olímpicos y en la Copa del Mundo que se necesitaba para los programas sociales como la educación, dijo.

Brasil disfrutó en la época del auge del superciclo de las materias primas, pero la mano de obra barata y los altos precios de las materias primas no son la receta para el crecimiento mundial, dijo Fink. Debe ser la innovación.

Elogió a lo que, dijo, fueron los únicos dos países donde los gobiernos trataron de usar las políticas públicas para construir un mejor futuro: México y China.

Se muestra optimista con la agenda de reformas estructurales de México y predijo que se van a profundizar las relaciones con Estados Unidos. “A pesar de la retórica política, creo que nuestros países van a ser más cercanos en dos años de lo que están ahora”, dijo en la conferencia.

Provocó las risas cuando se refirió brevemente a las elecciones en Estados Unidos: “La política es extremadamente sucia y justo estamos en una parte extremadamente sucia en este momento”.

25

Alza en puntos base de la tasa de referencia la Reserva Federal de Estados Unidos en diciembre pasado, tras casi una década de no incrementarla.

10

Reducción en puntos de la tasa de interés que hizo el jueves el Banco Central Europeo, para llegar a 0.3 por ciento, como parte de sus medidas anticrisis

80%

Parte de los ahorros de los jubilados alemanes que se invierte en bonos, no en renta variable