Proponen adelantar el impuesto por toxicidad

Preveían introducirlo hasta 2020, pero el nuevo alcalde busca implementarlo en 2017.
En 2015, murieron 9 mil 400 personas por la polución londinense.
En 2015, murieron 9 mil 400 personas por la polución londinense. (Shutterstock)

Sadiq Khan propuso adelantar el cargo adicional a los vehículos más contaminantes a partir del próximo año, ya que el nuevo alcalde de Londres quiere actuar para hacer frente a la mala calidad del aire de la capital.

Se tenía previsto introducir el cobro en 2020, pero Khan quiere que se adelante. Sería adicional al actual cobro de congestión de 11.50 dólares por día.

Los detalles del “cobro por toxicidad” todavía no se concluyen, pero se entiende que el ayuntamiento observa el plan de Berlín, que se aplica a los modelos diésel que datan de 2005 o antes y para los modelos a gasolina que se fabricaron antes de 1992.

La mala calidad del aire en Londres, que supera los estándares de la Unión Europea, se relaciona con una serie de problemas de salud como el asma, el cual padece Khan.

El alcalde dijo ayer que “necesitamos políticas grandes, atrevidas y en algunos momentos difíciles si queremos que Londres logre cumplir con el tamaño de ese desafío”.

Su predecesor, Boris Johnson, sentó las bases para que se implemente en 2020 un cobro de 12.50 libras por día a coches y camionetas y 100 libras para camiones y autobuses, y un cobro para los vehículos a diésel que se fabricaron antes de 2014 o 2015.

Khan propone aplicar este cobro no solo en el centro de la ciudad, sino en todo el Inner London (la zona que ocupan varios municipios del interior del gran Londres).

Los grupos empresariales reaccionaron con cautela y dijeron que tienen que esperar a ver los detalles de la propuesta.

Colin Stanbridge, director ejecutivo de la Cámara de Comercio e Industria de Londres, señaló que a las “empresas, al igual que todo el mundo, les preocupa la calidad del aire, pero tenemos que ver las consecuencias... para las pequeñas empresas, pues los costos pueden ser enormes”.

Agregó: “La consulta es algo bueno, en lugar de sacarlo a lo loco y hacer las cosas inmediatamente”.

La consulta comenzará “antes del verano”, dijo Khan.

Sin embargo, un informe que preparó Transport for London (TfL) para el alcalde anterior en 2015 advirtió que un “programa que vaya más allá del centro de Londres puede tener impactos adversos mucho mayores que los efectos positivos”.

Policy Exchange, un grupo de expertos con inclinación a la derecha, dijo que le da la bienvenida a la propuesta, y la describió como “ambiciosa y atrevida”.

Si bien los vehículos a diésel producen menos niveles de gases de efecto invernadero que los vehículos a gasolina, sus emisiones son particularmente perjudiciales para la salud de los seres humanos.

En un estudio publicado el año pasado se estimó que 9 mil 400 londinenses mueren prematuramente cada año a causa de la contaminación, y que los residentes de la capital tenían una mayor probabilidad de morir por el aire que respiran que por un accidente de tránsito.

Este año, los límites anuales de contaminación para Londres en 2016 se rompieron casi durante una semana cerca del año nuevo.

Khan también dijo que TfL empezará a trabajar para ver la forma de implementar un programa de eliminación de vehículos a diésel y ampliar el programa de adecuación de los autobuses para hacer que contaminen menos.