Profeco sanciona a 48 casas de empeño

Mediante un operativo de revisión implementado para encontrar anomalías como no tener contrato de adhesión o no mostrar tasa de interés, que fue llevado a cabo del 9 al 31 de enero.
La Profeco invita a la ciudadanía a tener precaución al comprar los paquetes de "todo incluido" en vacaciones.
Profeco Torreón sancionó a 48 casas de empeño que presentaron anomalías. (Miguel Ángel González Jiménez)

Torreón, Coahuila

Las casas de empeño no mostraron un comportamiento positivo durante la llamada "cuesta de enero", de acuerdo a Alfredo Mafud Kaim, subdelegado de la Procuraduría Federal del Consumidor.

Señaló que de un total de 180 establecimientos, dedicados al empeño prendario identificados en La Laguna, la dependencia realizó en el primer mes del año un operativo de revisión y verificación en 48 establecimientos.

De los cuales 26 presentaron distintas anomalías, como no tener contrato de adhesión, no mostrar tasa de interés o información a la vista de los pignorantes, aplicándose la información correspondiente.

"Se inició este programa que se emprendió a nivel nacional, en donde se realizaron alrededor 4 mil 173 visitas de verificación a casas de empeño y se suspendió la actividad comercial en mil 481 establecimientos por irregularidades a la Ley de Protección al Consumidor, por incumplimiento a la Norma Oficial Mexicana 179 (NOM)". 

Este programa de llevó a cabo del nueve al 31 de enero con el apoyo de diez inspectores y verificadores.

"En tanto que en La Laguna de Coahuila, se visitaron 48 negocios de este ramo, pero lo alarmante es que 26 de ellos presentaron anomalías e irregularidades por lo que se inició los procedimientos de colocación de sellos de suspensión e iniciándose procedimientos administrativos".

Generalmente la Profeco, dijo, trabaja en orientar a los consumidores desde la educación familiar, revisión de presupuestos, ingresos para tomar decisiones de compra inteligente.

Sin embargo, ante una mala planeación de compra y de manera reiterada, cada inicio de año, las familias acuden a las casas de empeño a llevar sus prendas valiosas para obtener recursos ante alguna situación, pero sin tener la información necesaria que los oriente y que evite abusos.

"Ellos (las casas de empeño), están obligados a tener un contrato de adhesión, formas de operación, tasas de interés que se cobran, cálculo de cantidades netas, manejo de ciertas tasas, pero luego se agregan otros conceptos elevando los montos a pagar por los pignorantes".

De esta manera el no tener información clara y precisa a la vista del consumidor provoca que no se les respeten sus prendas, se venden antes de tiempo o incluso se les entregan prendas que no les corresponde.

Ante alguna anomalía, la Profeco en primera instancia acude a verificar, se colocan sellos de suspensión.

Si corrigieron la anomalía se retiran o de lo contrario se continúa el procedimiento a una sanción económico o incluso al cierre y la clausura.