Productores de la Cuenca lechera de Tizayuca enfrentan severos riesgos

Advierte el presidente del Frente Nacional de Productores y Consumidores de Leche.
Álvaro González Muñoz afirma que el costo de producción ya no es costeable.
Álvaro González Muñoz afirma que el costo de producción ya no es costeable. (Archivo)

Pachuca

De no aceptarse un incremento en el precio de la leche, los productores y empresas que se encuentran en la Cuenca Lechera de Tizayuca podrían desaparecer este mismo año, alertó el presidente del Frente Nacional de Productores y Consumidores de Leche, Álvaro González Muñoz.

Actualmente hay 60 establos lecheros en la Cuenca de Tizayuca, quienes dan trabajo a más de 2 mil personas; sin embargo, necesitan un mayor impulso y la posibilidad de incrementar el precio de su producto hasta en dos pesos para que les resulte redituable, de lo contrario, podrían quebrar este mismo año, señaló.

El dirigente de los lecheros sostuvo que con los aumentos en el costo de los alimentos para el ganado, así como en las gasolinas, el transporte y la electricidad, principalmente, el costo de la producción estaba resultando superior al del producto, de ahí que muchos establos cerraron, pues en su época de mayor auge, la Cuenca Lechera llegó a albergar hasta 126 establos, actualmente quedan menos de la mitad.

Explicó que afortunadamente se estabilizaron algunos precios como el del alimento para el ganado, fundamentalmente del maíz y los granos, lo que ha permitido un ligero respiro para los productores, pero siguen sin tener mayores utilidades.

En los últimos meses, dijo, el mercado mundial ha permitido una mejora en el precio de la leche, lo que mantiene las expectativas altas en el estado, pues esperan que esta dinámica se viva también en México y se pueda dar un valor más real del producto dentro del mercado.

El precio de la leche por litro es de 5.50 pesos para el productor; sin embargo, las empresas que la distribuyen se quedan con una ganancia mucho mayor, pues el precio en el mercado supera los 14 y 15 pesos, por lo que los productores aspiran a que la industria pague al menos 7.50 pesos por litro.

“Yo creo que si las condiciones, principalmente de precio, no mejoran en 2014 la decisión de los productores sería cerrar o desaparecer”, sostuvo.

Álvaro González lamentó que el gobierno haya abierto las puertas a la importación de sustitutos del lácteo, como el lactosuero, lo que vino a poner el mercado de los lácteos en la quiebra “y que se permita que en México se venda esto que ni si quiera leche es”.

Cabe señalar que a mediados del año pasado, Liconsa firmó un convenio con productores hidalguenses para comprar cien mil litros de leche para este programa. La mayor parte de la leche la surtirán productores de Tizayuca, aunque también está contemplada la compra de leche a productores de Tulancingo y del Valle del Mezquital. El precio que se pagará a los productores será de 6.45 pesos el litro, de los cuales el gobierno estatal apoyará con un subsidio de 57 centavos por litro.